15 Enero 2008

Capítulo 2 - Mery - 2ª parte (…el tiempo pasa tan despacio en Sildavia…)

Categoría: Memorias, 2º Capítulo, Novela Blog — Nes Oliver @ 20:43


¿Sois de por aquí?, pregunté sabiendo de antemano la respuesta. Con aquellos acentos, chicas de Euskadi de vacaciones, llegadas directamente de Durango, pues como que no. Todas tenían acento claramente gallego. Respondió la chica morena, la de voz más pausada y calmada del grupo, Sí, claro; estudiamos en Santiago. Vocales muy abiertas. Proseguí, preguntando dónde podríamos ir a tomar unas copas esa noche. Malinterpretaron mi inocente pregunta pensando que les pedía que nos llevasen ellas de ruta. Se miraron entre ellas, asintieron, y comenzamos una conversación banal, que si una de ellas tenía familia en Barcelona y yo que sé, hasta que pasado un rato, la morenita, mirándonos, nos dijo bueno, os vamos a enseñar parte del Santiago nocturno. Estupendo, sin tener que pelear por estar con ellas. Nos despedimos de Alfonso, mayor y cansado, y marchamos con las cuatro muchachas.

Me las apañé con una urgente y disimulada llamada a Myriam, para que creyese que el menda ya se disponía a soñar morfeos. No fue complicado hacérselo creer. Tras un viaje tan largo era verosímil que estuviera cansado. Sin embargo mi intención era dejarme guiar por las chicas en la noche compostelana, que me habían comentado que era la bomba. La noche y las mujeres del noroeste…
(más…)

Capítulo 2 - Mery - 1ª parte (…no tengas miedo de perderte, no…)

Categoría: Memorias, 2º Capítulo, Novela Blog — Nes Oliver @ 3:11



Mery. No sé porqué pero desde hace un tiempo te paseas espontáneamente por mis recuerdos. Quizás una canción que escuché cualquier día sin darme cuenta; quizás una frase que tuvo relación contigo; quizás que no hace mucho leí una de tus cartas. Los caminos que llevan a las impresiones almacenadas son extraños e inescrutables, como los del Señor. El hecho es que tantos días pensando en ti me han llevado finalmente a decidir que tú debes ser la gran protagonista de la parte del pasado del primer volumen de mis escritos. Por algo has sido una de las personas más importantes en mi vida y, a nivel de pareja, la única mujer que supo hacer que desease vivir con ella, compartir todos mis días y mis noches, toda mi vida. Por lo menos esa fue la intención.

Mery. Mi pequeña niña triste y melancólica, tan delicada de salud. Mi preciosidad de dibujos animados japoneses, de largos cabellos rubios, dorados, de inmensos y bellos ojos verdes. Verdes como con pequeñas perlas azules y grises que variaban de color dependiendo del día, como el violento Cantábrico o el Atlántico de tu no menos bella tierra galega, de mi amada Galicia. Con aquel acento no escondías de donde provenías, más aún, lo exaltabas con tremendo orgullo. Soy gallegona, decías con el desparpajo que sólo pueden tener las mujeres guapas, inteligentes y extrovertidas como tú, seguras de que son guapas, inteligentes y extrovertidas. Con una bella voz que ponía a prueba todas mis sensibilidades, cada vez que me susurrabas al oído. Alta, con el cuerpo que deben tener las diosas del Paraíso de la religión más sexual que exista. Los labios carnosos. Cómo me gustaste la primera vez que te vi y cómo no pude menos que rendirme a tu belleza y a tus encantos, que nunca fueron pocos…
(más…)