26 Enero 2008

Capítulo 13 – Nocturnidad y alevosía (…un amigo un día muy de madrugada, muy tempranero…)

Categoría: Capítulo 13, Memorias, Novela Blog — Nes Oliver @ 17:25



Viernes 21 de enero de 2000. Un ruido me devolvió a la cruda existencia. La luz estaba encendida, claro, nos habíamos dormido sin apagarla. Mery yacía desnuda, sin tapar, con su esplendorosa figura decorando los reflejos de mis pupilas. La calefacción encendida, no hacía nada de frío. No obstante la cubrí con la sábana. Fui consciente, tras unos segundos de no saber situar ni mi cuerpo ni mi mente en el universo, que alguien estaba tocando a la puerta. Abre, abre, se escuchaba desde el otro lado. El descerebrado del Uannai, me cago en todos sus muertos, será hijoputa, montando una gran escandalera en el pasillo, en mi puerta, a punto de tirarla abajo. En el reloj de pared advertí que eran las seis. Con mucho pesar y sueño,

- Ei, tío, no pienso abrir, estamos en pelotas. Estaba durmiendo, no me jodas a estas horas. Me lo cuentas luego, que son las seis y llevo sólo un rato acostado.

Se calló. ¿Sin rechistar? Coño, que raro. Con lo testarudo que llega a ser cuando quiere… Mi conocimiento analítico de sus manías simiescas concluía que no era posible que no insistiese, siendo el ser más obstinado que conocía. Si se le metía cualquier cosa en la cabeza debía hacerlo. Si se hubiese encabronado en hacer hablar a un tarro de Nocilla hubiese logrado un gran orador de chocolate, azúcar y avellanas. Y allí y en aquel momento algo no funcionaba correctamente, algo no carburaba. Oí abrir la puerta de su habitación, justo al lado de la mía, y acto seguido bastante ruido y algún que otro traspiés…
(más…)