7 Febrero 2008

Capítulo 21 – Soñé un sueño muy extraño – 2ª parte (…a un hombre hacían daño ante mí, le iban a matar…)

Categoría: Capítulo 21, Diario, Novela Blog — Nes Oliver @ 1:21


Asignatura: Análisis y Significado de Sueños Extraños y/o Elucubraciones Oníricas, por el Excelentísimo Catedrático de la Universidad de Bares y Locales Nocturnos, Nes Oliver. 10 créditos. Horarios:… Fechas de examen:…

>> Bienvenidos a mi clase, queridos alumnos. Mi nombre es Nes - escribiéndolo en una pizarra con una tiza -. Quiero deciros, lo primero, que lo más importante a la hora de hacer un exhaustivo análisis de un sueño es poseer un poco de capacidad analítica, evidente, saber dividirlo por partes y usar la lógica de similitudes, de proyecciones, de relaciones. Los sueños siempre hay que dividirlos en partes pequeñas, porque muchas veces en un mismo sueño se nos cuentan varias historias diferentes. Y buscar similitudes, ya que siempre hay que intentar ligar las imágenes del sueño en cuestión con cosas muy propias de nuestros pensamientos, actos rutinarios, cotidianos, creencias y sucesos acontecidos. Así llegaremos al porqué del sueño. Porque en un sueño nada es aleatorio, nada depende del azar.

>> Vamos a hacer un ejercicio práctico con el sueño que tuve esta noche pasada y que os he relatado…
(más…)

6 Febrero 2008

Capítulo 21 – Soñé un sueño muy extraño - 1ª parte (…que no sé descifrar…)

Categoría: Capítulo 21, Diario, Novela Blog — Nes Oliver @ 0:45



No me equivoqué en absoluto. Soñé contigo, Alexandra. Y como fuiste la protagonista de un sueño lo suficientemente extraño y bello, un sueño que viene al caso, te lo contaré y que así los lectores se entretengan con mis fantasías oníricas.

Alexandra, pequeña, esta noche tuviste como profesión la de escultora. Me llamabas para enseñarme tu extensa obra creativa, una colección con docenas de esculturas. Todas bellas figuras de mujeres. Las habías cincelado única y exclusivamente para mí, para mi delectación contemplativa. Decías que yo era tu fuente de inspiración para crear preciosas y lascivas hembras de mármol desnudas. Resulta que hacía algún tiempo me habías sugerido la idea de labrarme a mano una a una todas las mujeres de mi vida, pero todas de mármol blanco y gélido, para que restasen definitivamente muertas y frías, todas menos tú. Ellas ya sólo serían piedra escarchada y tú serías mi carne caliente. Querías calentar mi cuerpo y mi alma por los restos. Y yo lo mismo. Una vez que lograste la clonación calcárea de todas ellas quisiste que admirase la fantástica obra de arte que podías crear por amor. Una a una me fuiste enseñando las réplicas. Eran todas de una similitud y un realismo brutal, impresionante. Parecían copiadas, destiladas y luego materializadas, como de un molde hecho de las mujeres reales a las que se representaba…
(más…)