11 Marzo 2008

Capítulo 37 – Nubes blancas en la calma – 2ª parte (…sólo eso y nada más,

Categoría: Capítulo 37, Memorias, Novela Blog — Nes Oliver @ 1:50


Un piso pequeño, pero para ella y su amiga Lydia (posteriormente para ella y su futuro novio) estaba genial. Me abrazó y me besó en las mejillas como si le fuese la vida en ello. No teníamos costumbre de los dos besos; me pareció muy rara la situación de no besarnos en la boca. Guapa, como siempre, pero muy delgada. Una sensación muy extraña estar a su lado, con lo que había sido en mi vida. Como nos iba a costar hablar de según qué temas, ¿quieres una cleca?, en segundos, con ayuda del D.N.I. y la tarjeta de crédito, transformé en dos estilizadas líneas continuas de autopista una informe masa blancuzca. Y esnifamos. Con la mente despejada y la lucidez que produce el polvo de Colombia se habla más y mejor. Siempre y cuando no se llegue al punto de inflexión de pelearse por hablar. Todavía no era el caso.

Le conté lo de Mery sin entrar en detalles, ni de ella, ni de los sentimientos, ni de la ceremonia. No era cuestión de hurgar en heridas con costra. Supuse que para ella Mery era el motivo por el cual la abandoné. Claro que inevitable fue que le diese explicaciones de mis infidelidades. Si estaba con una gallega, caía por su peso que la había conocido trabajando allá. Obvio. Otras rayitas. Iniciando la contrareloj de cubatas me expulsé las cobardías, se lo debía, y le conté todas las burradas que había sido capaz de hacer, mentiras, y traiciones.

- Pero te quería con locura, recuerda. Tú me hiciste la vida muy insoportable con tus presiones. La manera que tenía de no estallar, mi válvula de escape era esa. Lo siento…
(más…)

10 Marzo 2008

Capítulo 37 – Nubes blancas en la calma – 1ª parte (…sólo somos una luz

Categoría: Capítulo 37, Memorias, Novela Blog — Nes Oliver @ 1:32



A decir verdad, siempre bajo secreto de confesión regido por el Juramento Hipocrático, mi añoranza hacia Alexandra se multiplica por momentos, por segundos, por fracciones… Las ganas de poder estar con ella tienden a infinito en aproximación de derivada. Porque en verdad, qué más da quién llegó primero a la teoría de la integración, si Newton o Leibniz. Pura abstracción, incongruente en situaciones como esta. Lo verdaderamente vital es sentir, vivir, morir, padecer, gozar, sufrir. Punto. ¿El resto? Todo refutable, cambiable, mutable, dependiente de épocas y modas. Como todas las ideas. Defendibles a vida y muerte, por supuesto. Las ideas únicamente son válidas si aparecen determinadas sofisticadamente por realidades palpables, tangibles. Arriba la imaginación, pero no la de fantasear inservibles, no. Arriba la imaginación experimentadora, la descubridora, la consecutora de nuevas sensaciones, la creadora del sexo digno de alabanza, ¿por qué no? Por ello gozo de estas nuevas añoranzas sentimentales. ¡Amén! Que una puerta no es nada a menos que se abra o se cierre, aunque se canse de hacerlo.

Sumo y sigo. Se acabó el mes sabático de libertad y vuelta a Barcelona. Mi casa, mi teléfono… mi Phoskitos… Vuelta a la docena de llamadas diarias, a la melancolía del triste vacío, a las horas en a.m. dedicadas al triste oficio amateur de agazaparme por entre las cloacas de la desesperación fatua, condenando mi yo de energía natural al polvo del que provenimos y seremos con polvo proveniente de hojas alcaloides manipuladas químicamente. La droga de la soledad se corta con desesperación, no con Gelocatil o yeso como por ahí se dice…
(más…)