31 Marzo 2008

Capítulo 44 – Bienvenidos al club de los posibles (…una ida mortal por cada momento de gloria del que podamos disfrutar…)

Categoría: Diario Estupefaciente 2, Diario 2, Capítulo 44, Novela Blog — Nes Oliver @ 6:41



Buenas noches, bienvenidos, hijos e hijas del rocanrol. Pasad y acomodaos de nuevo, que volvemos a la carga en este club de los posibles, de los sueños e ilusiones, de la vida, de lo conseguido y de lo perdido, de lo recordado y lo olvidado, de aceras llenas de pasos y pitidos de coches, de metros de madrugada camino al pasado… Aspirad fuerte, cocaína, aire, descongestionante o lo que gustéis, dadle un sorbo a ese ron, ese whisky o esa ginebra, ¿agua?, joder…, fumad de ese cigarro o ese porro, dejad volar a la imaginación, soñad de nuevo, porque la vida sigue…

Me llamo Nes Oliver y soy un hombre feliz. Hace unos tres años escribí Diario Estupefaciente, una experiencia maravillosa de la que disfruté y aprendí muchísimo. Peleé con editoriales pequeñas y medianas (las grandes directamente pasaron de mi cara), pero lo que pude conseguir no era satisfactorio. Cambiar por 40 monedas algo tan especial para mí era peor que vender un Mesías cualquiera y decidí guardarlo para mejores tiempos. Quizás el paso del tiempo me brindaría otra opción más digna a mis principios vitales.

Un tiempo después me sumergí en la creación de mi Agencia de Publicidad, había poco qué comer y me faltaba el tiempo para pensar en la publicación, luchando por otro sueño, por otro objetivo, por otras metas vitales por la necesidad. Las cosas fueron bien, muy bien, para qué os voy a engañar, pero con cada nuevo cliente desaparecían granos de arena del reloj de mi tiempo. Dos años de durísimo trabajo, de trabajar dieciséis, dieciocho horas diarias, de aprender todo aquello que aún no conocía, de intentar ofrecer el mejor servicio, de ser los mejores para nuestros clientes. En la letra d de mi diccionario particular me cambiaron el verbo delegar por dominar, por ello me he cargado siempre encima tantos proyectos y tanto trabajo como he podido…
(más…)