31 Enero 2008

Capítulo 18 – Últimos días en Santiago – 1ª parte (…olla a choiva pola rúa, laio de pedra e cristal…)

Categoría: Capítulo 18, Memorias, Novela Blog — Nes Oliver @ 19:47



Damos inicio a la segunda semana de estancia en Santiago. Se dice que mientras uno cuenta los días que lleva en un sitio es que va bien. La cosa empeora cuando uno cuenta con pesar los días que le restan por permanecer en aquel lugar. No es lo mismo el Umh, llevo tres días de vacaciones (¡qué guay!), que el ¡Joder, me quedan tres días de vacaciones (¡porca miseria!)! ¿Veis la enorme diferencia?

Transcurrió esa semana en Galicia con tristeza, con dolor, con duro pesar, con incertidumbres, con la cabeza agotada de dar tantas vueltas centrifugando, con vacilaciones, con melancolía, con pánico y cobardía, con desprecio de mí mismo por ese miedo y cobardía, sin fuerzas, sin ganas de volver a mi realidad barcelonesa, sin nada.

Sí, compañer@s. Ya somos compañer@s, ¿no? Si comparto mi vida con vosotros, mis intimidades todas, eso nos da cierto derecho de confianza, ¿o no? Bueno, prosigo… Esa semana fue la del apoteósico hostión de realidad. Me estrellé contra el suelo, perdí el norte, la cabeza, el equilibrio, me ahogué en el delirio, enterré ideales… Y había dado el primer paso para engancharme a lo prohibido. Mi canción ya empezaba a tener tintes autobiográficos…
(más…)

30 Enero 2008

Capítulo 17 – Y aquel camino seguro al sol (…también se va ocultando por los latidos de siempre…)

Categoría: Capítulo 17, Diario, Novela Blog — Nes Oliver @ 18:16



Esta noche pasada ha significado un cambio de rumbo en mi vida. Alexandra y yo hemos decidido establecer pareja formal. Nos hemos notificado por telegrama feromónico que podemos subir a otro nivel mucho más alto e íntimo la relación amistoso-sexual que hasta ahora manteníamos. La cuestión es que se nos ha ido de las manos a los dos el jugueteo. Hemos aparecido en un nuevo plano sentimental y por lo tanto sería absurdo no intentarlo. Lo tenemos todo para poder compartir muchas cosas uno junto al otro. Atracción y feeling sexual, admiración intelectual, gustos musicales, ganas de divertirnos, ambos tenemos normalmente buen humor, nos gusta la lectura y el cine, la buena cocina y el buen vino, nuestra compañía (quizá lo más importante), nos entendemos, nos respetamos, congeniamos, nos adaptamos… Hay más que suficiente, ¿no? Más si le sumamos toda una gran serie de sentimientos nuevos que nos desbordan. ¡Y qué pegamos unos polvos formidables, por supuesto…!
(más…)

Capítulo 16 – Ira e impotencia – 2ª parte (…he visto morir una estrella en el cielo de Orión…)

Categoría: Capítulo 16, Memorias, Novela Blog — Nes Oliver @ 15:14


- ¿Qué coño pasa aquí, qué coño quieres? - dirigiéndome al desconocido. Preso de un hilarante ataque de cólera defensiva le retorcí el brazo para que soltase a Mery. Con una fuerza ciertamente superior a la mía, pero de lejos, el iracundo se zafó de mi presa, me zarandeó violentamente y me lanzó contra el capó. Quedé a su merced, mi deseo de venganza no iba acompañada de saña por culpa de mi debilidad física. Después de golpearme a mala idea en un costado, me agarró del cuello con intenciones angustiosamente asfixiantes.

- Luís -, Mery histérica; empecé a entender, a la par que me faltaba el aire y no me podía liberar del cíclope que me miraba de cerca con gran parte del odio de la cristiandad concentrado en el único ojo que yo acertaba a ver -, no seas loco. Estoy con él, sí, pero él no es el culpable de que lo nuestro no haya continuado -. Soltó mi cuello, me levantó ultrajando las solapas de mi chaqueta y me lanzó al frío, sucio y duro suelo, haciendo crujir de ese modo primitivo mi pobre espalda. Mery acudió en mi ayuda para tenderme la mano y levantarme.

- Eres… eres… Eres lo peor, ¡qué guarra! Con este imbécil que ni siquiera es de aquí. Claro, el chulito de pelo largo y coche descapotable. ¿Por eso te has cegado? ¿Estás segura?

- Sí, Luís, sí… Segurísima -. Cogió mi mano -. Nunca estuve tan segura de nada. Y más después de esto.

- Hasta nunca…
(más…)

Capítulo 16 – Ira e impotencia – 1ª parte (…hace tiempo Venus se apagó…)

Categoría: Capítulo 16, Memorias, Novela Blog — Nes Oliver @ 0:11



La persona que se atrevía a asesinar mi necesario descanso era Mery. Colgué y llamé. Si telefoneaba a esas horas sería por un tema importante.

- ¿Qué pasa, amor, tan pronto despierta? - Y entonces me percaté de sus cuerdas vocales rozadas y de la ausencia de ánimos.

- No veas qué rallada me ha pegado Luís. Odioso. Pero ya lo he dejado, después de largas horas de explicaciones, súplicas y lloros, y que cambiaré y yo que sé más. Se ha quedado fatal. Me ha preguntado si le dejaba por otro y le he dicho que lo dejaba porque no era feliz con él, pero que sí que había otro, tú. Estoy segura de que me dará el coñazo durante semanas para que vuelva con él, para que te olvide, pero… ¡Bah! Llamaba para que lo supieras. Y para recordarte cuantísimo te quiero, nene. Buá, que me tienes loca, loquita, loca -. La pobrecilla estaba mentalmente agotada y no es para menos. Quien haya roto en alguna ocasión una relación puede entenderlo.

- Yo sí que estoy loco por ti, pequeña -. A través del altavoz intenté darle tanto amor como de mí salía. Y mi apoyo. Creo recordar que ni esa mañana ni nunca me molestó que Mery me despertase con una llamada, con la mala leche que me pone en el cuerpo que me despierten. Bien me conocéis ya en esos casos.

- Bueno, mi niño… Voy a dormir un rato. Luego te llamo, que no creo que llegue muy tarde, así podré verte. ¿Quieres qué pasemos la noche juntos? - ¿Cómo poder negarse a tan lujosa opción…?
(más…)

29 Enero 2008

Capítulo 15 – Cerdos, cubatas y farlopa – 3ª parte (…llegar a la cama y joder qué guarrada sin ti…)

Categoría: Capítulo 15, Memorias, Novela Blog — Nes Oliver @ 15:42


¡Guau!!! Mi primera raya. Como dice el anuncio de la Fundación de Ayuda contra la Drogodependencia. Mi primera raya. La tengo grabada. Grabada a fuego abrasivo en mi nariz. David no me engañó para nada. Sentí exactamente lo que me dijo, paso a paso. Un gran impacto, directamente al cerebro. Uannai había obviado el picor de nariz, las nauseas, la garganta dormida, la descomunal sed y la sensación de deshidratación, así como un cierto descontrol en intestinos y mandíbula. Pero las sensaciones placenteras de qué me habló fueron correctas. Me sentí físicamente como nunca. Y esa sensación de bienestar es la que lleva, incluyendo los vacíos que cada uno pueda tener en su día a día, a la adicción. Ya había dado el primer paso. El primero de los pasos de un camino que, por muy patético que parezca, me ha llevado a grandes satisfacciones. También a pesares, obvio. En ciertos momentos me ha hecho perderme brutalmente de mí mismo y de la sociedad, me ha derrotado. En otros me ha hecho aprender mis límites, mis virtudes y mis carencias. Por un lado me ha hecho perder muchas cosas, por el otro ha hecho al Nes de ahora. No obstante, aún hoy día a muchas personas a primera vista les parezco frívolo. Sólo por decir frases como esta, por hablar con esta frialdad de las drogas. Eso sí, os aseguro que escribiendo estos párrafos, tumbado en mi cama y con ropa cómoda, juro y perjuro que me metería unas rayitas y unos rones con cola. Seguro que mi mente se movería más certera y rápida. Nos tendremos que aguantar. Pero sé que esas ganas me acompañaran hasta la tumba. No es fácil olvidarlas, algo así como el alcohol. ¿No dicen que el alcohólico lo es para siempre, aunque no beba…?
(más…)

28 Enero 2008

Capítulo 15 – Cerdos, cubatas y farlopa – 2ª parte (…meterme mil rayas, hablar con la gente…)

Categoría: Capítulo 15, Memorias, Novela Blog — Nes Oliver @ 18:09


No habría dormido más de cuatro horas cuando, sí, atreveos a adivinar, el teléfono de la mesita de noche, al culmen de su odio, odio merecido, odio alimentado por mí, odio, entonó su cántico. Pero, ¿hoy no es sábado? Sí, sábado. Sábado 22 de enero de 2000. ¿Por qué coño me despiertan temprano un sábado? Mataré a quien haya en la recepción. Aunque sea la Lolita. Pero no, no llamaban de recepción, no. Era mi compañero que me despertaba. El puto Uannai con sus ansias de hiperactividad. El notas incluso había pasado ya a visitar a Alfonso (que mejoraba) y a su esposa.

- Luego te duchas. Anda, vístete. Volveré a desayunar por estar contigo. Nos vamos a buscar coca que hoy hay festival de colores. Nos vemos en la cafetería.

Hacía un tiempo que David se había desintoxicado de la cocaína. O eso me había hecho creer. Estuvo muy enganchado, tanto como para perder su propio negocio, una copistería en el Vallés Occidental, a causa de las cantidades ingentes de dinero que despanzurraba diariamente para poder costear el gramo y medio o dos gramos diarios que consumía. Y las numerosas copas que a ello iban ligadas. Ya me tocaría a mí pasar semejantes penurias.

Yo nunca había probado la coca, nunca había querido. Algunos amigos la ingerían y hablaban de sus maravillosos efectos. Si la gente se hace drogadicta debe ser porque los efectos son agradables, pensaba yo. Pero no me hacía ni puñetera gracia depender de una sustancia para divertirme (no cuento al alcohol como droga de dependencia porque socialmente está aceptada). Pero en el fondo, quizá por la coyuntura psíquica del momento, me producía cierta curiosidad…
(más…)

Capítulo 15 – Cerdos, cubatas y farlopa – 1ª parte (…salir, beber, el rollo de siempre…)

Categoría: Capítulo 15, Memorias, Novela Blog — Nes Oliver @ 4:33



Ahora sí que sí. Viernes 21 de enero de 2000. El sonido del jodido teléfono del cuarto me sobresaltó despertándome. Me cago en la puta, nuevamente el enfermo mental este llamando y molestando, elucubré sin ayuda de ningún tipo de axioma deductivo. Pues no, error, te equivocaste, por chulo. Recepción, buenos días. Son las… Hasta luego. Colgué impúdicamente. No pude tener miramientos con el susto que me habían dado. Justo en el instante en que me di cuenta de la escasez momentánea de educación y decoro, sonó mi móvil. Era Sonia. Que no vendría finalmente, que andaba muy liada en la oficina de Vigo y que, además de quedarme nuevamente de responsable, quería que llamase a los compañeros para darles una charla e intentar animar las escuetas venta y, como fuese, hacer que no se escaqueasen justo después de comer… o incluso antes. Yo estaba convencidísimo de que Sonia no tenía ni putas ganas de trabajar ese día y pasaba de bajar hasta Santiago. Ni estaba en la oficina ni pollas en vinagre. Seguro que estaba tirada en la cama recién llegada de una juerga gorda, apestando a alcohol y con la nariz tiznada de blanco. Con su pinta de golfa viciosa a mí no me la daba. Y también por la voz cansada y rasgada.

La única luz que alumbraba la alcoba era el brillo de sus ojos que se abrían como preguntando qué pasa. Nada, cariño, sigue durmiendo… La dejé abrazando una almohada y llamé a los curritos. Qué bonita estaba, ay… En vez de quedar en el sucedáneo de oficina lo hice en la cafetería del hotel. Un ambiente más distendido. David actuó como si dos horas y pico antes no hubiera sucedido nada. Probablemente ni lo recordase. Eso sí, era impresionante la puta capacidad de recuperación que tenía su organismo, porque estaba tan fresco el muy cabrón…
(más…)

27 Enero 2008

Capítulo 14 - Show business must go on – 2ª parte (…detrás de la cortina, en la pantomima…)

Categoría: Capítulo 14, Diario, Novela Blog — Nes Oliver @ 23:29


Hablando del show business. La noche anterior tuve la oportunidad de conocer a uno de los personajillos mediáticos que la tele crea. El tipo en cuestión había aparecido en un concurso de un formato con demasiados parecidos a Gran Hermano, pero en versión albañil, porque la gracia (¿la gracia?) del programa basurístico era la de construir una casa. Sí, sí… La casa de no sé qué… ¡Jejejé! ¿Lo habéis visto? Yo no. Pero como toda esa mierda aparece hasta en los telediarios, pues lo reconocí. Más aún cuando vinieron a presentármelo ex profeso, ya que está liado con una amiga mía.

El tipo en cuestión resultó ser farloperillo de mucho cuidado. Quizá por ello había sido tan tremendamente histérico y dramático en su participación televisiva. Por la carencia de drogas y cubatas en antena. Es que a mí me pondría de los nervios. Supongo que el psicótico síndrome de abstinencia se involucraría entre la presión de vivir una temporada con cámaras hasta en los huevos y el hecho de llevar un micrófono pegado al culo, esto es, no poder salir de un recinto claustrofóbico y carecer de intimidad.
Mi curiosidad sociológica me llevó, a instancias además de aportar a este escrito datos fidedignos de otra realidad a la que no muchos pueden llegar a acceder, a parlotear con él largo y tendido…
(más…)