29 Septiembre 2008

Capítulo 52 – Un sueño – 2ª parte (…te vi aparecer como una visión, atrapado por las sombras de la luz de la luna…)

Categoría: Capítulo 52, Diario Estupefaciente 2, Diario 2, Novela Blog — Nes Oliver @ 2:28


Soy Dios. Soy el Dios de un pequeño mundo quimérico y neuronal, un mundo de materia gris que mi subconsciente ha inventado como mensaje interno. Si en este sueño además pego un buen polvo será todo perfecto, perfecto del todo; o si por lo menos estuviera aquí Raquel conmigo. Los efectos de la drogaína los siento con una realidad pasmosa, incluso con una leve y típica tensión mandibular. Estoy más listo que al inicio, estoy mejor preparado, mi disposición a la acción es total. Busco el origen de la música con todos los sentidos, con los dos mil trescientos setenta y dos sentidos que tengo ahora, huelo la música, la paladeo, la toco, entra en mis pulmones como una intensa calada de humo de cigarro, me acaricia el cabello, me besa, me lame los pezones, la noto abriéndose paso a través de la bragueta, lenta, armoniosa y delicadamente, como las notas, endureciéndomela, sobándomela, pajeándome, chupándomela. Esa canción me está pegando una mamada con mucho ritmo. Decido que no es momento para corridas, aunque sea mi sueño no quiero tener que comprobar si a un chasquido de dedos se me limpia toda la lefada del calzoncillo y del pantalón. Automáticamente mi cabeza desconecta todos los interruptores libidinosos para volver al terreno y a su concentración habitual. Conozco esa mítica tonada, por supuesto, qué no conoceré yo de rocanrol, quién no conocería este clásico. Miro la placa con el nombre de la calle. Mi inconsciente ha creado un lego maravilloso con ideas totalmente ajenas unas a otras. La calle se llama Led Zeppelin. Empezamos muy bien, sinceramente, esto mola. Te felicito, Morfeo, eres cojonudo, tío…
(más…)

14 Septiembre 2008

Capítulo 52 – Un sueño – 1ª parte (…cuatro de la mañana, atrapado por las sombras de la luz de la luna…)

Categoría: Capítulo 52, Diario Estupefaciente 2, Diario 2, Novela Blog — Nes Oliver @ 23:47



Sueño. Viajo a bordo de mi viejo Mazda rojo, el aire me da en la cara. Sé que estoy buscando algo, tengo esa certeza, lo sé con seguridad, busco algo o a alguien. Es raro, no llevo encendido el equipo de música, eso me extraña. Creo que desde que conduzco, y de eso ya hace años, nunca me he montado en ninguno de mis coches sin encender la música tras arrancar. No recordaba la fantástica sensación que me daba la posición del asiento, tan tirado en el suelo, ni el tacto del volante y el cambio de marchas, no recordaba el placer que me producía conducir aquel juguetito. Pasados los 30 se cambia el biplaza por un descapotable más de papi, uno de cuatro plazas, pero su huella no tiene el mismo poder en mis sentidos. Añoro más a mi antiguo coche que a la mayor parte de personas que se perdieron en el pasado… que a todas las personas que se hundieron en los lodazales de lo pretérito.

La temperatura es ideal y no hay apenas aire, no me despeino. Conduzco sin dirección por el centro de la ciudad, sin rumbo fijo. Y esa ciudad es una mezcla de diferentes ciudades, es una amalgama de trozos de calles por las que he pasado en algún momento. Una ciudad-puzzle, una ciudad de sueño y recuerdos deformados y desordenados, una ciudad en la que busco algo o a alguien. Una ciudad en la que no hay ni un alma, una ciudad solitaria. Y es raro, pero también me parece normal no ver a nadie por la calle. Sé que es tarde, está oscuro, pero no sé qué hora es, puta manía de no llevar reloj ni en ensoñaciones…
(más…)

9 Septiembre 2008

ESTOY VIIIIIIVO!

Categoría: Cosas mías — Nes Oliver @ 21:42

Disculpadme por lo abandonados que os tengo, pero es que estamos muy liados con unos nuevos proyectos empresariales que nos están llevando más tiempo del que creíamos. Afortunadamente está todo bastante encarrilado.

A pesar de eso, estoy puliendo (¡maldito prfeccionismo el mío!) unos capítulos que están esbozados en mi pc, y espero este fin de semana ponerme al día con nuevas entradas.

Me reitero en pediros perdón!