Novela Blog, Blog Novela, novelablog, blognovela

31 Marzo 2008

Capítulo 44 – Bienvenidos al club de los posibles (…una ida mortal por cada momento de gloria del que podamos disfrutar…)

Categoría: Diario Estupefaciente 2, Diario 2, Capítulo 44, Novela Blog — Nes Oliver @ 6:41



Buenas noches, bienvenidos, hijos e hijas del rocanrol. Pasad y acomodaos de nuevo, que volvemos a la carga en este club de los posibles, de los sueños e ilusiones, de la vida, de lo conseguido y de lo perdido, de lo recordado y lo olvidado, de aceras llenas de pasos y pitidos de coches, de metros de madrugada camino al pasado… Aspirad fuerte, cocaína, aire, descongestionante o lo que gustéis, dadle un sorbo a ese ron, ese whisky o esa ginebra, ¿agua?, joder…, fumad de ese cigarro o ese porro, dejad volar a la imaginación, soñad de nuevo, porque la vida sigue…

Me llamo Nes Oliver y soy un hombre feliz. Hace unos tres años escribí Diario Estupefaciente, una experiencia maravillosa de la que disfruté y aprendí muchísimo. Peleé con editoriales pequeñas y medianas (las grandes directamente pasaron de mi cara), pero lo que pude conseguir no era satisfactorio. Cambiar por 40 monedas algo tan especial para mí era peor que vender un Mesías cualquiera y decidí guardarlo para mejores tiempos. Quizás el paso del tiempo me brindaría otra opción más digna a mis principios vitales.

Un tiempo después me sumergí en la creación de mi Agencia de Publicidad, había poco qué comer y me faltaba el tiempo para pensar en la publicación, luchando por otro sueño, por otro objetivo, por otras metas vitales por la necesidad. Las cosas fueron bien, muy bien, para qué os voy a engañar, pero con cada nuevo cliente desaparecían granos de arena del reloj de mi tiempo. Dos años de durísimo trabajo, de trabajar dieciséis, dieciocho horas diarias, de aprender todo aquello que aún no conocía, de intentar ofrecer el mejor servicio, de ser los mejores para nuestros clientes. En la letra d de mi diccionario particular me cambiaron el verbo delegar por dominar, por ello me he cargado siempre encima tantos proyectos y tanto trabajo como he podido…

En ese tiempo le di miles de vueltas a la cabeza, qué hacer con la novela… ¿Ser la primera novela en el mundo que se pudiera “vender” por SMS? Envías un mensaje de texto escribiendo tu dirección de correo electrónico a un número concreto con una palabra clave concreta y por 1,20 € más impuestos te llega la novela. No lo acabo de ver, no lo acabo de ver.

En agosto pasado, por diversificación empresarial, constituimos una nueva sociedad, con el objeto de darle autonomía propia a ciertos nuevos proyectos en los que trabajábamos. Una de las actividades habidas dentro del objeto social son las propias de las editoriales, pues entre otras cosas, era nuestro deseo ofrecer al mercado ciertos soportes de comunicación gratuitos. Tenía la posibilidad en mis manos de auto-publicarme a través de una de mis sociedades. Contactos en medios de comunicación los tenemos y posibilidad de crear la propia campaña de Marketing también. Pero tampoco lo veía claro, mi novela era algo más que eso, era más que una puta moneda de cambio, era más que un negocio en el que meterme a ciegas por el egoísmo de verla publicada. Es que realmente me la pelaba verla publicada en papel, yo sólo quería que alguna persona ajena a mí, alguien que poseyera objetividad, la leyera y me dijera está bien o es una puta mierda. Mis amistades no valían, las valoraciones y los juicios estarían corrompidos. ¿Qué cojones hago?

Ahora que no paso hambre, que la hipoteca ya no es un monstruo de siete cabezas que me persigue, ahora que gano más de lo que puedo gastar, ahora que no sé qué es un despertador, ahora que cambié el café por Red Bull con Pharmaton Complex y que transformé parte de mi hogar en una verdadera oficina y trabajo cuanto y como quiero en la más absoluta comodidad… Vi la luz: un blog. No es que yo sea lector de blogs compulsivo, ni mucho menos (es más, la mayoría me aburren), pero creí que era la forma en que Diario Estupefaciente iba a sentirse como pez en el agua, donde se podía conceptualizar mediante material audiovisual, donde se podía ver claramente las alusiones a las miles de canciones que hay en su interior. Y un 24 de diciembre por la noche, después de que Raquel y el niño durmiesen, la misma noche en la que representa que nació un niño que cambiaría a la humanidad por siempre, me puse mano a la obra de diseñar un universo visual que correspondiese a lo que iba a narrar. Después de algunos problemillas con Word Press, el 29 de diciembre, tras el día de los Inocentes nació Diario Estupefaciente como lo conocéis, justo 3 meses antes de empezar a escribir su segunda parte. Tras varios posts que servían de declaración de intenciones, el primer capítulo, el de Nadia, lo posteo un 14 de enero… El resto ya es dominio público, lo he escrito en unos post concretos sobre este tema y en muchos de los comentarios.

El éxito me ha sorprendido rotundamente, como un buen polvo de una noche al que decides volver a ver, y que al volver a quedar decides que quieres más y más, porque en esa manera de follar encuentras algo más que un simple polvo… pues algo parecido, pero sólo con orgasmos neuronales (aún no me ha dado ninguna buena corrida la novela pero, ¿quién sabe?). Hay docenas de personas escribiéndome a diario, animándome, felicitándome, sentenciando que no estaba equivocado, que la novela era buena, que tenía algo especial, que rompía ciertos esquemas impuestos por las editoriales, que merecía la honra de sentirme orgulloso por ello. Joder, en tres meses casi 5.000 personas leyendo lo que escribo, ¿no es maravillosamente fantástico? Raquel lee los comentarios y sonríe, no veas tus fans, ¿no? No son fans, Raquel, son lectores y lectoras, son nuev@s amig@s, son personas a las que me une algo místico, algo ontológico, un lazo de nosequé, pero un lazo al fin y al cabo. ¡Hasta por la red se han colgado varios artículos sobre la novela, en portales especializados en literatura y dejan la novela de puta madre, coño!

Todo es posible en esta vida, con ganas de superación, esfuerzo, sin renunciar a aquello que nos hace únicos, sin prostituirnos, sin tener que poner el culo para que nos embistan con rabia y nos hagan pagar la vaselina. En la carrera de la vida nosotros decidimos el color de los semáforos, elijamos el verde entonces, sáltate las barreras y los peajes porque los errores no se pagan, sirven de experiencia. Pregunta a todos esos músicos que dejarán sus letras en esta prosa, pregúntate para tus adentros mientras lees…

Ahora la aventura literaria cambia radicalmente, ya no hay que rectificar, adaptar o mejorar lo escrito como hasta ahora, no, ahora hay que crear de nuevo, parir de cero, darle otra vuelta de rosca a la historia, desgranarla aún más, evolucionar a ese anti-héroe, a ese Nes Oliver que comparte conmigo nombre y apellido, que comparte mi esencia y vivencias, que es mi otro yo en fuente Arial de cuerpo 12. Quizás la diferencia entre él y yo es que yo he vivido y vivo, y él vive en mis recuerdos y en mis antojos, guiado como un marioneta con cuerdas desafinadas de guitarra, manejado por mis apetencias, por una inspiración emotiva y visceral. Ese Nes Oliver que no sabía amar, ese Nes Oliver auto-destructivo y destructor, ese Nes Oliver ególatra y narcisista, ese Nes Oliver de falsa modestia, ese Nes Oliver de puntos graciosos, ese Nes Oliver de descapotable y cabello al viento y música a toda hostia, merece una nueva historia, merece revivir sus propias historias, llegar al pozo de sus miserias, alcanzar las cumbres de sus éxitos, volver a vivir en una novela lo que ya vivió, resucitarse, renacerse, girar en la rueda de la fortuna del eterno retorno y dejar su esencia para la posteridad.

Es por eso que hoy y a esta hora, empieza “Diario Estupefaciente II”. Espero que el resultado de esta nueva aventura taquígrafa no desmerezca el de su predecesora, ahora que ya tengo más por la mano algo más de técnica para evitar las vicisitudes inherentes a la complejidad de mezclar un diario con la autobiografía de un perfecto desconocido para el gran público, y las amplias posibilidades que nos ofrece la red para darle otra visión diferente a las creaciones.

¿Y bien? Colóquense los cinturones de seguridad y no fumen hasta que no se apague la luz roja sobre sus asientos. Estamos iniciando las maniobras para el despegue. Como el avión es tan chiquitín no disponemos de puertas de emergencia, por lo que, si saben rezar, háganlo, por si acaso… Nunca se sabe. Muchas gracias y que disfruten del viaje. Les habló el Comandante Nes Oliver. Suerte y que Dios nos coja confesados…

6 Comentarios Estupefacientes »

  1. Estoy deseando emprender el vuelo!ja,ja.
    Espero que tengas tanto éxito en esta segunda parte como en la primera.
    Besos.

    Comentario por Mary — 31 Marzo 2008 @ 16:06

  2. Ah!y cambiate la hora,que ya estamos en horario de verano.

    Comentario por Mary — 31 Marzo 2008 @ 16:08

  3. Ay, Mary, yo también espero que os guste tanto como la primera parte, sinceramente. Aunque lamentablemente no podré mantener el anterior ritmo de publicación (no será algo matemático ni estricto, pero intentaré publicar los lunes, miércoles y viernes por lo menos), intentaré que tenga calidad, y que mantenga el halo de intriga de su predecesora. Viajemos juntos, por lo menos con la imaginación…
    Y lo del horario es culpa del servidor, que lo tengo en Alemania. Ya he pasado parte a los técnicos y he reiniciado, pero no se ha cambiado aún. Me había dado cuenta, no obstante, pero te lo agradezco… Qué detallista, muy bien, jejejjé…

    Comentario por Nes — 31 Marzo 2008 @ 18:05

  4. Hacerme un hueco, que aunque no lo parezca estoy jeje. Y por favor, que alguien me regale un par de horas mas al día que no llego ni a escuchar los silencios.

    Besikos.

    Comentario por Jeza — 1 Abril 2008 @ 8:45

  5. Ya sabía que antes o después aparecerías, jejejjé… Anda pasa, que te guardé un sitio aquí a mi derecha…
    A mí también me faltan horas al día, mecagonlaputa, cuarenta y siete más o así, a ojo de mal cubero.
    Creo que me vuelvo a la cama, tengo un fiebrote de la hostia…

    Comentario por Nes — 1 Abril 2008 @ 9:29

  6. Ole por Nes!!!
    Joder, cada vez tengo mas ganas de irme para alla y plantaros dos besos a ambos, e irnos de fiesta!!!
    ¡¡¡ Y segunda parte!!! ahora si que te odio Nes, agotas mis unicas horas para dormir.
    Un besazo desde Madrid.
    Y vivan las morenas!!!

    Comentario por marina — 7 Abril 2008 @ 14:52

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. | TrackBack URI

Deje un comentario

Me encantaría saber qué opinas, pero no te flipes con insultos, spam, contenidos promocionales o ilegales, o me veré obligado a borrar tu comentario, darte un par de collejas, placa, placa y eructar en tu oído canciones de Camilo Sesto... Además, está explícitamente prohibido hablar mal de cualquier madre (incluso de la mía), mentir exclamando que la tienes más grande que yo, y/o utilizar este espacio para hacer "trapis", discernir sobre los errores ontológicos de la Biblia o la sífilis de Nietzsche y/o anunciar tus servicios sexuales. Y por supuesto, escribir en lenguaje de SMS, ¡que esto es un blog, no un Nokia, hostias!

XHTML (Utiliza algo de html si te sale de las narices):
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong> .