Novela Blog, Blog Novela, novelablog, blognovela

7 Abril 2008

Capítulo 46 – Madrugones y sinsentidos - 1ª parte (…si me dijeras que te estabas ahogando no te echaría una mano…)



Primer día de trabajo, y lejos de estar feliz y contento como sería lógico, padecía cierto amargamiento, cierta desgana. En parte por tener madrugar, en parte por el malestar de meterme en un tren durante un huevo de rato y en parte por la caminata de diez minutos que me esperaba para rematar la faena. Nunca había cogido el tren para ir a trabajar y nunca había caminado para ello. Pero mi jodida economía estaba tan raquítica que no me podía ni plantear el hecho de meterme en el coche, porque no tenía pasta con qué llenarle el depósito. Y, seguramente, con los atascos de hora punta para entrar en Barcelona, tardaría mucho más tiempo en llegar. Lo de los atascos me lo intentaba creer yo mismo para aliviar un poco más la mala hostia que todo eso me producía. El ser humano es un ser de costumbres, de rutinas, y mi rutina no era, para nada, la de venderme de esas malas maneras. Que yo tuviera que trabajar y madrugar era tanta putada como que el pobre Phil Collins se haya quedado sordo. Las heridas que no se muestran siguen creciendo en silencio, todo el mundo lo sabe. ¡Joder, cómo me tocaba los huevos tener que volverme a poner el puto traje!

Llegué a la oficina fatigado del paseíto. Me esperaba el director, Antonio. Este era conocido de Albert, y en una quedada de negocios le comentó que necesitaba a alguien con experiencia para ayudarle a dirigir el proyecto. Albert me había llamado y me dijo que tenía un trabajo para mí y que ya me podía espabilar y pillarlo, tal y como estaba mi situación. El tal Antonio era pequeñajo y feo, muy feo, hijadeputamente feo, y se iba jactando de saberlo todo sobre ventas y de la cantidad de empresas importantes para las que había trabajado. En seguida la intuición me avisó, estaba delante de un gran gilipollas: si has trabajado en tantos sitios es porque te han despedido de casi todos por no conseguir los objetivos marcados, ¿qué coño de moto me quieres vender, tío? ¿Cómo coño van a caer contratos contigo dirigiendo…?

También anda por allí Raquel, morena, jovencita, traje de ejecutiva (excelentemente bien vestida), uñas de porcelana, bien peinada y maquillada, y tan fresca. No parecía afectarle para nada vivir a esas horas tan tempranas del día, mientras yo disimulaba los efectos del sueño. Me quedaba mucho para adaptarme a esos horarios infernales. Voz dulce, mirada dulce, pero de ademanes que decían que era una mujer enérgica, segura de sí misma, segura de lo guapa que era y de lo que podía conseguir con un guiño o una sonrisa. El día de la entrevista ya había hablado con ella, ya que era la Jefa de Ventas, y me había costado mantenerme serio y con la mirada en sus ojos, pero necesitaba ese trabajo porque, a priori, parecía un trabajo muy decente y sin complicaciones porque entre el enchufe, el currículum y mi experiencia, ya estaba cantado que me contratarían, y no iba a cagarla como un cretino por mirar donde no debía. Piensa Nes, si la cagas ahora sólo te la habrás follado una vez en tu vida con la mirada; si te esfuerzas, te la follarás con tus ojitos de lunes a viernes y… ¿quién sabe?

Esa empresa se disponía a sacar a la calle varias nuevas guías telefónicas en capitales españolas importantes, comenzando por Barcelona, y no digamos que el mercado estaba plagado de profesionales con experiencia en directorios telefónicos y gestión de grupos. Por eso me correspondía el puesto de Jefe de Grupo.

Me mostraron toda la oficina. No estaba mal, pero era un mero maquillaje para un extraño zulo que había servido durante años de almacén para una tienda de instrumentos colindante, todo brillando con luz artificial. Quizás como inmobiliaria de barrio hubiera sido un local adecuado, pero no lo acababa de ver para una empresa con ansias de crecimiento, porque más de una docena de personas trabajando a la vez era complicado ya en el simple pensamiento. Recepción grande en la entrada, un largo pasillo que daba a una sala que servía de base de operaciones para las actividades comerciales, dos pequeños cuartos (uno para la cafetera y otra para el material de oficina) y un despacho privado para el sumo jefe y que se comía la tercera parte del espacio hábil.

Y hablando de él, llegó. El responsable del negocio, un tal Pedro, también había estado el día de la entrevista y me pareció curioso que se había presentado como apoderado de la empresa. ¿Apoderado? Yo pensaba que los apoderados eran los “managers” de los toreros. No sé, siempre queda mejor ser director de algo, presidente, vicepresidente, pero apoderado…. Un tipo extraño, con cara de loco, pero en un principio no nos hizo demasiado caso que digamos. Me preguntó cuál era mi experiencia y me dijo trae muchas ventas, mientras ya caminaba hacia su despacho, cerrando la puerta tras de él.

Me puse a charlar con Antonio y Raquel. Me habían dicho que una empresa americana había puesto el capital para entrar en España en el negocio. No me parecía extraño, yo había trabajado con Telenor, que es la Telefónica estatal de Noruega, QDQ pertenecía a France Telecom, y se oían ya entonces que Yell, reyes de la publicidad en clasificados de Reino Unido, iba a comprar Páginas Amarillas. Incluso recordaba que ya hacía tiempo habías sonado rumores de que la Texas Pacific Group estaba interesada en aportar capital financiero o comprar alguna empresa para meterse en el sector de las guías telefónicas. Es un negocio interesante con un capital recurrente, pues con un buen equipo comercial las ventas de clientes de cartera suelen ser altas, con lo que las ventas suelen aumentar año tras año, más todavía al aumentar la competencia entre las empresas de más alto potencial para anunciarse en este tipo de productos (empresas de servicios mayormente). La publicidad en Internet es España no ha empezado a robar un excesivo protagonismo a los medios tradicionales hasta casi el 2007.

- ¿Qué empresa es la que ha aportado el capital para este proyecto, Antonio?

- Todo a su debido tiempo.

¿Cómo qué todo a su debido tiempo, mamón? Yo quiero saberlo ahora, quiero saber quién hay detrás de esto, quiero saber porqué ese tío tan raro es el apoderado, quiero saber porqué tú eres el director, quiero saberlo todo ahora. Pero me tenía que conformar con lo que me dijeran. ¿Y mi contrato? Todo a su debido tiempo.

Acabamos de pulir ciertos puntos que no me habían dejado aún claro a posta, evidentemente, para que fuese más fácil tenerme a su disposición, porque como ya he dicho antes, no había especialistas del sector. Se ve que habían intentado fichar a jefes de grupo de QDQ y Páginas Amarillas, porque Raquel tenía allí contactos, pero éstos no habían acabado de fiarse del proyecto. Y yo seguía viendo que las cosas no estaban muy claras, la intuición me decía que algo no cuadraba del todo. Y lo que me iban a contar no ayudaría a cambiar esa extraña concepción que mis neuronas replicaban, “hay algo extraño, Nes, hay algo extraño”…

- Vamos a revisar tus condiciones, si no te parece mal, Nes - . No, me parece genial, que las cosas queden claras.- 900 € de nómina, escalado de comisiones de hasta el 15% de lo que venda tu grupo (me acercó una hoja fotocopiada con relaciones de euros y tantos por cientos), y un rappel anual de un 5% del total si consigues todos los objetivos de todas las campañas, más un escalado por tus propias ventas de hasta un 20% (me acercó otra fotocopia), ¿te parece bien? – Asentí, la cosa no estaba mal. Yo tenía un sueldo fijo muchísimo más alto años atrás como mandamás, pero las comisiones por ventas propias eran insignificantes (no se quería potenciar que los jefes vendiesen, sino que gestionasen) y las del grupo eran de un 5% del total. Pero las posibilidades de comisiones por ventas de terceros estaba muy bien, teniendo en cuenta lo que debe mover diariamente un buen asesor publicitario del producto.– Mientras acabamos de montar los grupos, tú nos vas a ayudar por las mañanas en los “mornig meetings” y luego saldrás a vender, para ir apoyando en los primeros objetivos. Yo estoy haciendo entrevistas para ir contratando a los comerciales que dirigirás, pero ya sabes que eso no es algo rápido.

- Antonio, ¿no crees qué, en todo caso, debería ser yo quien entrevistase y eligiese a mi propio grupo? Tengo mucha experiencia en esos menesteres y sé lo que es trabajar con un grupo elegido por otro. Si voy a ser responsable de las ventas de una serie de personas, me gustaría tener mano en ello…

- Ya lo hablaremos en otro momento. Por ahora, nos es más necesario que salgas a hacer negocios, pues los objetivos nos quedan muy lejos. Se han gestionado pocos clientes, la cifra de negocio es muy escasa y nos hacen falta muchos contratos para que no nos aprieten más. Queremos que seas un jefe que pueda salir a la calle, que visite a posibles clientes, que traiga contratos importantes. No te preocupes, que yo me encargo de tu grupo.- No había más que decir. Tenía claro que con ese imbécil no me iba a llevar bien. Mi objetivo a rendir era, por todos los medios y a la mínima que pudiese, evidenciar los defectos y carencias del tal Antonio para que se lo follasen y despidiesen. No tenía aptitudes, su actitud era demasiado prepotente y no lo veía capaz de involucrar a nadie en un proyecto que le caía demasiado grande. Bueno, me tocaba salir a la calle, como hacía seis años cuando comencé, llamadas, concertar citas, visitar empresarios, comerles la cabeza con los beneficios de nuestro producto y forzarles a firmar un contrato de compra. La gran diferencia es que tenía seis años más, menos ganas, menos dinero (nada de dinero) y menos ilusiones. De no tener la sonrisa de Raquel y su aura de perfume en aquel recinto, quizás me hubiera ido, quizás le hubiera reventado la boca de un puñetazo a aquel subnormal, quizás me hubiera bajado la cremallera y me hubiera sacado la polla para mearme en su puta mesa, chillándole que quién coño creía que era yo, que saliese él a buscar clientes. Pero bajé la cabeza, intenté controlar la ansiedad y el mareo incipiente, e intenté sonreír…

14 Comentarios Estupefacientes »

  1. Si señor,asi que te cautivo el porte,y las buenas maneras de raquel,…..mmmmy el olor,me puedo enamorar de un olor,que es una piel,porque a no todo el mundo le huele igual una fragancia,yo trabaje de muchas cosas, muchas cara el publico,y la presencia,”a veces”impresiona,pero el olor dios,hay gente y cosas que recuerdo solo por el olor,ciudades,casas,etc…y lo de apoderado jaja es verdad,es del mundo taurino menudo cretino,sigo ansiosa.La espera me mata,jaja,un besin.

    Comentario por ilisalea — 7 Abril 2008 @ 14:08

  2. Ilisalea, el olor, además, es una de las formas más primitivas que tenía el ser humano, al igual que los animales, de conocer su entorno y al resto de seres humanos. Aún se escuchan frases hechas como “se olía su miedo”. Los receptores de los olores se supone que están atrofiados, pero ello no significa que no sea un órgano muy especial y que, aunque no nos demos cuenta, llega directamente al cerebro, a nuestro inconsciente…
    Y el apoderado, ufff, el apoderado… No queda historia del apoderad ni nada, jajajjá…
    Y finalmente, que el personaje se llame Nes (como yo) y esa chica Raquel (como mi pareja y socia), no deja de ser una casualidad curiosa, ¿no? ;)

    Comentario por Nes — 7 Abril 2008 @ 14:28

  3. Pues si, Nes, curiosa coincidencia los nombres de los protagonistas si….

    Promete el energúmeno ese como jefe. Va a dar mucho juego me temo. Jaja! Y del “apoderado”??? Jaja. Y yo que limitaba su radio de acción a los ruedos… Desde luego nunca se dejan de aprender cosas….

    Yo tb recuerdo viajes interminables en transporte público (en metro, en cercanías, luego bus, luego pateo….) hasta el lugar de trabajo. Y recuerdo el primer día también y también fijarme/se en alguien, que curiosamente también acabaría por ser pareja mía…

    La emoción de esos primeros encuentros, miradas. El saber si quien sabe, si algún día…

    Comentario por Sunny — 7 Abril 2008 @ 16:19

  4. Jjajajjajá!!! Sí, no sé en qué estaría pensando para bautizar a los personajes de esa manera. Pero te aseguro que Pedrito promete, jajajjaá, pero mucho.

    Realmente, excepto una temporada de crisis económica maldita, NUNCA había utilizado el transporte público para ir a trabaja (¡coño, igual qué el personaje, otra vez!). Trabajo desde los 15 años, y siempre he tenido moto, coche y moto, dos coches, cochazo, siempre. Yo iba, realmente, con mi Mazda MX-5 a trabajar como comercial, y los compañeros flipaban, “te debe salir carísimo ir a trabajar con este coche”, sí, me sale caro, pero es que me lo paga la empresa. Mientras otros intentaban “ratear” todo lo que podían las dietas y gastos de transporte, yo me los gastaba. Y esa era la diferencia entre ganarse bien la vida con comisiones o no, como en todas las empresas. Te gustará una pequeñas tesis-resumen sobre el mundillo comercial que va a caer en breve.
    Como Director Comercial y como Formador que había sido, ya había dado cuenta de alguna comercial, y de alguna clienta, no te creas, pero nunca mi primer día. Eso sí, cuando alguna chica se me ha metido entre ojo y ojo siempre la he conseguido (queda prepotente pero es cierto): cuestión de morro, seguridad en uno mismo y algo de magnetismo que tiene el nene, jejejjeé…

    Pero bueno, que los capítulos dedicados a la esencia del mundo comercial te los dedico a ti, hale…

    P.D. Fíjate qué pasada en el video del yutú como Phil Collins agarra la batería y canta tocando. Flipante. ¿Sabéis lo difícil que es coordinar las manos y los píes a la vez y cantar encima??? Intentadlo y veréis, jajjajaá…

    Comentario por Nes — 7 Abril 2008 @ 21:15

  5. Jaja! Tomaré nota de tu tesis-resumen comercial. Ya tengo preparadas las gafas de empollona para no perder ni un detalle. Además si todo va bien, en breve seré empresaria, humilde, pero empresaria, así que ese tipo de lecciones seguro que me vienen muy bien (yo, que nunca he trabajado de comercial!!)

    Ufff, lo del tema transporte público yo lo llevo igual de mal. Creo que hace años que no cojo el bus o el metro (si si, suena anti ecológico, lo sé, pero soy adicta al coche, lo reconozco). Además, en mi caso el trayecto al trabajo, que aunque no es a diario me toca hacerlo de vez en cuando pasa de 1′10 h en tranporte público, a veinte minutos en coche. Vamos, que igual me lo pienso!!!

    Lo de conseguir a la persona que uno quiere, personalmente, creo que es 50% seguridad en si mismo, 10% encanto personal y 40% suerte. O acaso el azar/destino/suerte, llámalo como quieras, no forma parte de todo en esta vida??

    Lo de Phil, ni lo intentaría, por supuesto, para eso él es el experto y no yo. Lo que más impresiona no es que sea capaz de coordinar manos, pies y cantar a la vez… Es que encima todo lo haga bien!!! Lo de la coordinación en la batería es algo que me impresiona, no solo en él, sino en todo los baterías, están hechos de otra pasta que yo, seguro… Un amigo que toca la batería, me comentaba un día, que al final es como conducir, no se sabe como, pero siempre le das al pedal adecuado, al intermitente, al limpia… No sé, demasiado fácil me lo pintaba el chaval, creo que yo por el bien de la humanidad, no tocaré nunca la batería…

    Comentario por Sunny — 8 Abril 2008 @ 6:55

  6. Bueeeeeeeenos días!!! Madrugador me encuentras hoy: una macro-siesta ayer es responsable que a las siete y pico de la mañana no tuviera más sueño. Hale, pues Red-Bull, Pharmaton Complex, Nobel y al ordenador, como en mí es habitual…
    Todos los empresarios deben ser humildes en un principio, pues es la base de poder ofrecer un valor añadido. No es la primera vez que me aventuro en empresas y tengo experiencia en quebrar y en llevar al éxito. La diferencia fundamental es la actitud y el ser coherente con uno mismo. El plan de empresa es algo inviable de hacer a menos que montes una multinacional. Un emprendedor no tiene porqué ser financiero, gestor, jefe de compras, de marketing, de ventas, publicista, etc… Algo hará bien y algo hará mal. ¿Y las previsiones de ventas? Es complicado, cuando no se conocen todos los puntos favorables y negativos. Pero si la actitud es positiva, hay humildad, muchas ganas de trabajar y mucho espíritu de sacrificio, y hay un pequeño colchón económico de respaldo, las cosas salen bien. Y si no salen bien, adquieres una experiencia brutal para montar tu negocio.
    Yo me arruiné, literalmente, y te aseguro que es la mejor experiencia que me he llevado en mi vida. Gracias a ello pude montar en abstracto mi agencia de publicidad con los riesgos mínimos. Claro que, evidentemente, también porque tuve las narices de volver a empezar a pesar de la ruina. Hoy soy feliz, trabajo como quiero, en lo que quiero y, está mal decirlo, todas mis recompensas (incluidas las económicas) son mayores de las que supuse. A ti también te auguro éxito.
    Lo de conseguir a la persona que uno desea es cuestión de seguridad en uno mismo, indiscutible. Y de unos ciertos atributos físicos y mentales, claro. El “magnetismo personal” implica esos factores. Y no deja de ser un juego, una venta…
    A mí conducir ahora me aburre. Ya no disfruto como antes. Tienes que estar pendiente de no pasar de la velocidad (con fobia), de no meterte en un atasco monumental, de buscar aparcamiento (los subterráneos del centro siempre están llenos), y un largo etcétera de putadas. Para movernos por Barcelona la moto, obviamente, y para movernos de noche el taxi (si salgo bebo, y si bebo y conduzco, tal como bebo yo como salgo, directamente al talego, y eso no es plan). Raquel me regaló el 307 CC para mi cumple hace un año y algo, y creo que le hemos hecho 6.000 kilómetros, imagínate… Con lo que me gustaba a mí disfrutar de la conducción antes de toda esta cruzada…
    Lo de Phil Collins, realmente, tiene un poquito de truco, pues tiene una batería que es la que lleva realmente el ritmo, y el juega al acompañamiento, bastante más fácil que llevar todo el peso. No obstante, es uno de los pocos baterías que he visto cantar (creo recordar que Don Henley en los Eagles también cantaba). Al final todo es práctica, como conducir, sí señora… ¿O no recuerdas tus primeras prácticas, cuando frenar, embragar, reducir y poner el intermitente era un suplicio y parte de las pesadillas nocturnas???
    Un besaaaaaazo!!!

    Comentario por Nes — 8 Abril 2008 @ 7:26

  7. Siempre ha habido clases. Los comerciales: comisiones, rapel, más comisiones, coche de la empresa, conocimientos, comidas, viajes…
    Los plumillas: a la puta rueda de prensa.
    Comparto la fobia por el transporte público: cuando voy en metro, a veces me pongo a pensar que el que está apretado contra mí me va a pegar sus ladillas, y la que está detrás, la caspa.
    Tremendo

    Comentario por Escarlata — 8 Abril 2008 @ 12:42

  8. Ui, y de comerciales también hay clases, muchas clases. Mira, precisamente estoy preparando ahora un fragmento de capítulo tocho sobre eso, sobre el mundillo de las ventas. Pero no todo es bueno, ni todos son buenos, que hay más de rotación y de comerciales malos que otra cosa, te lo aseguro. He estado mucho tiempo de director comercial y formador y hay cosillas desconocidas para el público (aunque no sé si resultará aburridillo).
    En lo del transporte público te doy toda la razón, Chapi, lo odio, lo detesto, ME REPUGNA. Ir atrapado entre seres humanos sudorosos sin el calor de un concierto es horroroso, olores apestosos a primera hora de la mañana, ladillas, piojos y chinches saltando (uahhhh, puaj!!!), señores con gorras pidiendo y diciendo aquello de “no me gustaría molestarles; es muy triste de pedir, pero más triste es de robar…”. Lo poco que me gusta del transporte público es el taxi de Simpulso, pero me queda un poco lejos.

    Comentario por Nes — 8 Abril 2008 @ 12:48

  9. Bienvenido al mundo de los vivos, Mr. Nes. Espero que todos recuperados de la gripe (no colombiana) que os trajo por la calle de la amargura la semana pasada.
    Pues yo soy peatona y usuaria del Transporte público, porque en Barna aún se puede usar el coche, pero Madrid está imposible. Tardo 1 horita en ir y otra en volver del curro a casa, estoy pensando en hacerme con una motillo, algo pequeño, como una 125 que además con el B1 me vale para llevarla.

    Comentario por Lunera — 8 Abril 2008 @ 12:50

  10. ¿En Barcelona se puede usar el coche? Bueno, mejor que en Madrid sí, más que nada por la diferencia de diseño de la ciudad, pero los atascos y la falta de aparcamiento son brutales. De hecho, el propio ayuntamiento ha decidido fomentar públicamente el uso de la bicicleta (aunque para ello arruinará a todas las empresas que se dedican privadamente a ese negocio).
    Una 125 es lo suyo. No pagas impuesto de matriculación, los seguros son baratos (yo pago 135 € anuales de seguro por la de Raquel), hay todo tipo de modelos con todo tipo de estéticas (la de Raquel es una chulada enorme en plan Harley), poco consumo, poco mantenimiento, y puedes llevar acompañante. Y un trayecto de 1 hora en transporte público se convierte en un paseo de 15 minutejos…

    Comentario por Nes — 8 Abril 2008 @ 13:34

  11. Jajaay los de ciudad me encatais,que agobio,y lo bonito que es caminar,e incluso pasear,para ir a trabajar,lara lara,escuchar el romper de las olas,a los guajes en el recreo,encontrar a un amigo ,adrede,tomar un pinchin a media mañana,seguro que ganais mas,pero en salud y en tranquilidad NO!!,a veces digo,me voy pa la gran urbe,que ya vivi en dos muy muy grandes ,fuera de españa,pero estos pequeños lujos me retienen,es como ser una jubilada a destiempo,un besin.

    Comentario por ilisalea — 8 Abril 2008 @ 14:48

  12. Con eso del “lara lara” más que Ilisalea, pareces la Caperucita Roja, jajajjajá… Te imagino dando saltitos con tu cestita, llevando pinchos y sidra dentro, y parando con l@s parroquian@s del lugar, lara lara… Jjajjajá!!!

    Comentario por Nes — 8 Abril 2008 @ 17:45

  13. jajaaj pues si te cuento,un antroxiu,osea carnaval,me disfraze de vieya de aldea ,y si!! llevaba en la macona bollinos preñaos,osea de choricin,huevos cocidos,empanada,echo todo por la mua,y escanciaba sidra pa la people,eramos varios,ganar no ganamos,pero la mangada fue estupenda,y lo pasamos pipa,es lo que tiene ser de pueblo jaja lara lara,algun dia se aparecera el lobo feroz y echara a correr del sustu jaja.

    Comentario por ilisalea — 8 Abril 2008 @ 18:02

  14. Lara lara lara, o te aparece el lobo y te lleva de fiesta y te emborracha para luego intentar hacerte cositas, jejejé, lara lara lara…

    Comentario por Nes — 8 Abril 2008 @ 19:04

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. | TrackBack URI

Deje un comentario

Me encantaría saber qué opinas, pero no te flipes con insultos, spam, contenidos promocionales o ilegales, o me veré obligado a borrar tu comentario, darte un par de collejas, placa, placa y eructar en tu oído canciones de Camilo Sesto... Además, está explícitamente prohibido hablar mal de cualquier madre (incluso de la mía), mentir exclamando que la tienes más grande que yo, y/o utilizar este espacio para hacer "trapis", discernir sobre los errores ontológicos de la Biblia o la sífilis de Nietzsche y/o anunciar tus servicios sexuales. Y por supuesto, escribir en lenguaje de SMS, ¡que esto es un blog, no un Nokia, hostias!

XHTML (Utiliza algo de html si te sale de las narices):
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong> .