Novela Blog, Blog Novela, novelablog, blognovela

3 Junio 2008

Capítulo 50 – Bye, bye, Alexandra – 6ª parte (…habla, dime qué piensas, dime qué te pasa, yo quiero escuchar tu voz…)


Y es que vivir una relación tiene múltiples parecidos con vivir en una dictadura. Se tiene que obedecer de forma ciega lo instaurado porque no hay valor suficiente para intentar romper el sistema por uno mismo, y esa misma frustración nos hace defender ciegamente el régimen para no sentirnos mal con nuestro propio ego. Añadiendo el factor “costumbre”, que nos impiden cambios que puedan ser importantes en nuestra rutina cotidiana. Somos animales de hábitos, necesitamos una cierta seguridad, aunque no sea satisfactoria, aunque de tanto en tanto tengamos que salir de casa a encontrar lo que compense nuestras carencias, aunque vivamos en una mentira, aunque hagamos que los demás vivan en una mentira, aunque alimentemos la mentira haciendo que ésta pase a ser esencia propia. Y cuando hay que plantar la cara, nos acojonamos, puta moral cristiana, y apretamos fuerte el culito para no cagarnos encima, y nos decimos en nuestros sucios adentros que nos sabe mal hacer daño a nuestra pareja. Lo que nos sabe mal es ser tan egoístas por sentir que no nos importan los demás como creemos que nosotros les importamos, y por ello aún somos más ingratos, viviendo dobles vidas y mentiras. La vida es un inmenso barrizal lleno de charcos de mierda en los que vamos saltando y salpicando a los demás, mientras los demás esparcen sus lodazales en nuestras narices, boñigas líquidas salpicadas, esparcidas, y todo apesta a heces putrefactas, como hiede nuestro interior malévolo en tantas ocasiones.

Y como no quería que mis aledaños se viciasen del mal olor de mis excrementos psíquicos y que ello me estropease el fabuloso sexto ron de la jornada, me armé de valor, me apreté el cinturón un agujero más para que las pelotas estuvieran mejor cogidas y me dispuse al ataque. ¿Cómo? Pues como un gilipollas puede desarrollar una situación de este tipo, buscando el conflicto facilón, esbozándolo según respondiese mi oponente y proyectándolo a la enésima potencia de la irracionalidad. Que San Cacique Cola me asista…

- Alexandra…

- ¿Qué?

Joder, mal vamos, a ver cómo coño entro a degüello…

- ¿Tú eres feliz con nuestra relación?

- No.

¿No? ¿Cómo qué no, hijadelagranputa? Que soy yo quien te quiere dejar, no me vengas jodiendo, no me vengas jodiendo. La inspiración que me faltaba la encontré en aquel sencillo pero blasfemo monosílabo, en aquel cerdo y cabrón “no”.

Y hablando de inspiración, la conversación se interrumpió porque mi amigo nos llamó un momento para que entrásemos con él al almacén, evidentemente para inhalar una dosis excitante. Sólo es aceptable un paréntesis en un momento como ese si ese intervalo de pausa es de cocaína. Con cierto picor dentro de la nariz volvimos a nuestros taburetes, a proseguir la batalla de sexos en la que se iba a decidir nuestro futuro en una emulsión en la que ninguno de los dos iba a dar su brazo a torcer y en la que ambos nos negábamos a fundir nuestra existencia en la del otro.

Me coloqué los guantes de boxeo. En la esquina derecha, con sesenta y nueve kilos de peso, ningún KO por farla ni alcohol, el Tigre del Vallés, el grande, el iiiiimpresionaaaaante, Neeeeesss Oliver. Con cincuenta y seis kilos de peso y ningún KO a sus espaldas por sexo con ningún amante, la graaaaaaannnde, la iiiimpresionaaaaante, Alexaaaaaaannndra, la Gooolfa de Mataró. Permitido cualquier tipo de golpe bajo, cuando suene la campaña que empiece la batalla. Y sonó una campana de mierda de música pachanguera que soliviantó toda mi violencia, toda mi incoherencia, toda mi mala hostia, hablando en plata. ¡Al ataque!

Y qué más contaros. Mi posición era clara, la suya también. Me tocó las bolas que ella también estuviera descontenta con la relación, que la compatibilidad de hacía unos meses hubiera desaparecido, que ella pensase igual que yo. El alcohol y la perica influenciaron notablemente la discusión. Su amiguita Brenda decía que yo no era de fiar, que era un puto gandul aprovechado, y de tantas veces que se lo dijo se lo empezaba a creer. Precisamente eso era la señal que me llevó a ver que nuestra relación era un truño blandengue de vaca. Si no confiaba en mí no merecía la pena estar con ella. Con las cartas sobre la mesa ya no había nada que hacer, evidentemente, más que pegar un polvo de despedida. Hubo bastante más en nuestro particular y controvertido litigio, pero ya os podéis imaginar, sentimientos e incoherencia se cogen de la mano y se van de paseo. Cuando uno no es feliz al lado de alguien, no es feliz y punto, por más que se maree la perdiz. Así que me lo ahorro.

El viaje hacia el piso compartido con su amiga gorda, fea y mal follada se hizo interminable, ella no paraba de llorar. Joder, Alexandra, si los dos lo tenemos claro, ¿por qué hostias no paras de gimotear? Es que no puedo evitarlo, me da pena. Joder, a mí me apenan millones de cosas de este mundo y no me paso el día abrazado a la almohada llorando como un poseso. No lo entiendo, sinceramente, no entiendo estas situaciones. Evidentemente yo no lloraba, yo maldecía, maldecía la incómoda situación, la maldecía a ella. ¿No podemos follar como adultos y olvidarnos, joder? A punto estuve de abrir la puerta en medio de la autopista y lanzarme, como un extra de cine, el truco está en saber rodar… Si sabes rodar no pasa nada, no te haces daño, tienes que rodar sin tensar el cuerpo. Pero cada vez que me movía sonaba la cantidad de líquido que mi estómago alojaba, y pensé que quizás no me hacía daño al defenestrarme pero seguro que me meaba encima al relajarme entre tanta vuelta. Y no quedaría demasiado heroico quedar en el arcén de un autopista, borracho, con la ropa desgajada, costras sanguinolentas y una enorme mancha de orina en mis pantalones. Mejor me espero, meo en casa de la zorra de su amiga, le pego un pollazo de los buenos y me piro a mi casa.

Después de aparcar el coche se le pasó la tontería, y su mente calenturienta le recordaba qué era lo que tendría entre las piernas y dentro en unos minutos, y su mirada se tornó lasciva, se acabaron las penas. Ya por la calle me iba metiendo la mano en el pantalón mientras yo hacía lo propio, manoseándole las tetas, amasándole el culo. Nadie por la calle, ni seres humanos, ni perros, no coches. El mundo se iba a acabar. Pero nos importaba un puto pimiento, a mí porque mi nabo pugnaba por destrozar el algodón hilado que lo separaba del exterior y a ella porque un marea de flujos lúbricos y un clítoris que se había puesto del tamaño de una falange no paraban de chillarle que necesitaban una buena tranca. El mundo se iba a acabar y nos importaba tres cojones.

Como casi siempre me pasa al abandonar una relación, no sería el último coito, pero así lo sentimos, como si ciertamente la humanidad fuera a expirar por la mañana y nosotros fuéramos los únicos conocedores de la noticia, la vida en la tierra iba a extinguirse en pocas horas, pero dar la noticia podría desencadenar un terrible caos. Dejemos que los pobrecillos vivan sus últimas horas entre felices sueños… ¿Y tú y yo? Tú y yo follemos como perros en celo, así no pensaremos en que no habrá mañana, que no habrá un nunca más. Con una inmensa erección, fruto de la rabia exacerbada, la taladré violentamente, pagando con ello nuestras culpas terrenales, su falta de seso, embestida tras embestida, chillando para joderle el casto sueño a la gorrina de su amiga. Las paredes de su vagina me acogían como la mucosa húmeda que eran, acariciando mi glande, lamiéndolo, aumentando su excitación, elevándolo al cénit del paroxismo, y mis manos golpeaban violentamente sus carnes, al son de sus gemidos acelerados, al ritmo de sus orgasmos encadenados, dejando la palma de mi mano grabada en rojo en su culo, tirando de sus pezones hasta sus límites de elasticidad, dejando la marca perfecta de mi dentadura por allá donde veía algo que morder. Cuanta más humedad notaba mi miembro, más se hinchaba para no dejar espacio libre, ansiando por ocuparlo todo, por reventar ese útero del que me separaba, ese útero que después de la corrida debía repudiar. No hubo cariño, no hubo respeto, dejémonos de mariconadas, sólo sexo, una enorme marea de semen blanco y millones de espermatozoides borrachuzos y endrogados que murieron antes de tiempo. Ella se quedó dormida enseguida, aún con pequeños espasmos. Me fui al baño, desnudo y aún erecto, que me vea la puta gorda y se muera de envidia, coño, me acicalé un poco y me sequé el sudor. Volví a la habitación a vestirme, la miré y me fui. ¿Para qué iba a quedarme a dormir con ella? Ya estaba todo dictado.

Seis y pico de la mañana, ambiguas horas que mezclan a borrachos y madrugadores, caras somnolientas y desfiguradas por un igual en el andén, y en mi cuenta de resultados un viaje de más de una hora y media, transbordos incluidos, para poder atracar en el muelle de mi hogar. El mundo no se había acabado, pero nuestra relación sí. Soltero, como tantas otras veces, pero por primera vez en mi vida soltero y pobre. ¿Qué me depararía el mañana?

Entre el cansancio post-corrida y el bajón estupefaciente, el sueño me arrinconó vagando entre mis pensamientos, y me cagué en la virgen puta cuando me di cuenta que me había pasado de estación. No llego ni a las diez a casa, joder, joder, joder…

20 Comentarios Estupefacientes »

  1. Impresionado nuevamente de la prosa y de la rapidez con que eres capaz de desembarazarte de un tema, definiéndolo empáticamente en pocos párrafos para después finiquitarlo.
    Me sigue impresionando ese personaje radical, directo, lleno de seguridad hasta en sus dudas y que se sincera consigo mismo continuamente. Narras a tu puta bola, pero como me mola tu narración, cabronazo!!!

    Comentario por Philip Morris — 3 Junio 2008 @ 20:03

  2. De nuevo muchas gracias, Philip, porque me alegro de que se entiendan mis intenciones (mis malas intenciones en muchos casos). Vuelve a estar nuestro Nes soltero y empieza la depravación de la novela.

    Espero que os gusten, además, los pequeños retoques visuales, que he estado haciendo unos pequeños cambios para ganar en legibilidad…

    Comentario por Nes Oliver — 3 Junio 2008 @ 20:40

  3. Una vez más quedo sobrecogida ante la historia. Normalmente tiendo a relacionar lo que leo con circunstancias propias, muchas veces no lo consigo; pero cuando me identifico amén de obtener algún consejo, de esos camuflados entre letras… me quedo como a la que le acaba de tocar un pellizco en la lotería.

    Gracias querido.

    Comentario por Clementine — 4 Junio 2008 @ 15:01

  4. Normalmente solemos intentar relacionar lo que vemos (o leemos) con nuestras propias experiencias o prejuicios, para así poder entender las situaciones, los contextos. Pero como cada vida es particular y subjetiva, cada uno entiende (o no entiende) algo diferente. Mi intención siempre ha sido hablar de las cosas más humanas: amor, desamor, rupturas, decepciones, amistades, adicciones y demás. Claro que la vida de este Nes, protagonista de la novela, es particular y determinada, pero como persona humana que es, ciertas de las circunstancias son extrapolables a otras personas. Desde un punto de vista o desde el otro, todos hemos vivido una ruptura de pareja, dejado o siendo dejados…

    Los consejos no van implícitos dentro de la narración pues nunca intenté aconsejar a nadie, pero sí a mí mismo, como una especie de reafirmamiento de mis propias ideas actuales.

    Me alegro que me compares con un pellizco en la lotería, porque siempre he pensado que son mejores que los pellizcos en el culo.

    P.D. Por lo que he leído en tu espacio, creo que nos parecemos en muchas cosas, por ejemplo en mezclar el humor, la seriedad, la ironía y la fantasía todo en uno. Recomiendo a todos los lectores que se peguen un paseo por el blog de Clementine. En la sección de enlaces encontraréis el link hacia el Diario de Clementine…

    Comentario por Nes Oliver — 4 Junio 2008 @ 16:11

  5. Hola amore,droga preferida,hoy estoy muy contenta,por dos cosas,porque mi amigo,esta de nuevo reviviendo,asi que genial,y porque estoy sacando tiempo de mi tiempo jaja de donde no tengo,para leerte a ratines,dios como me gustas,y bueno este relato ultimo,jaja si me lo permites ,que claro que me lo permites,jeje,me puso a mil,pero chico esto que ye……,ya le das a todo,incluso a la novela erotica fiu,presentate,al premio mandarina,jajaja,yes un crack,guaje.Tenias que venir a la semana negra de gijon,sabes lo que es?si no?bueno grande cuidate mucho,un besin.

    Comentario por ilisalea — 12 Junio 2008 @ 20:26

  6. Ilisaaaaaaaaaaaaaaalea, guapa…

    Pues me alegro mucho de que tu colega esté mejorándose y aún le queden muchas fiestas que pegarse.
    Pues si este capítulo te ha parecido erótico, vete preparando, que lo que llega es mejor aún: escarceos sexuales, orgías, tríos, mucho vicio, ya verás. Desafortunadamente me falta el tiempo últimamente y estoy metido en varios proyectos a la vez (http://GeneracionBlog.com), pero espero poder sacar algo de tiempo este finde… pero no el sábado, que hay concierto de Extremoduro.

    Me emborracharé a tu salud en el concierto, palabra!!!

    Comentario por Nes Oliver — 12 Junio 2008 @ 20:54

  7. Hola!! me acabo de perder, podrias decirme en que capitulo sigo?? soy un poco torpe y con la empanada mental de la siesta que te voy a contar…….. je je
    Me encanta tu vida-novela es como un tiro.. siempre quieres mas, un beso

    Comentario por NADIA — 13 Junio 2008 @ 17:26

  8. Jjajajjaá! No eres torpe, es que como hay dos partes, la segunda parte tiene su propia numeración de capítulos (empezando desde el Capítulo 1) pero a la vez su numeración en el todo (empezando por el Capítulo 44). Ya sé que es un lío, pero era la única manera de no romper la estructura en dos…

    Imagino que lo que has leído es la segunda parte, por lo que deberías buscar en el índice el Capítulo 1 (que se llama como tú), y empezar por la primera parte. Si no es así y es que ya te las leído absolutamente todo, decirte que yo sigo escribiendo, que esto no se ha acabado, pero que el último fragmento que he colgado es que ya te has tragado. Es que llevo unas semanas que voy de culo, ayyyyyy… En pocos días más, palabra!!!

    Comentario por Nes Oliver — 13 Junio 2008 @ 17:33

  9. Jo, ya no actualizas como cada viernes, ahora la espera se hace mas larga y ahora no se que hacer con los quince minutos que me sobran en el trabajo

    Comentario por churrasquina — 18 Junio 2008 @ 11:09

  10. Ay, Churrasquina, de verdad que lo siento, pero llevo unas semanas bárbaras de trabajo, brutales, y me ha sido casi imposible poder escribir ni siquiera unas notas para los próximos capítulos. No obstante prometo solucionar esto rápidamente y resarciros con unas cuantas entradas seguidas, palabrita del niño Nes…

    Comentario por Nes Oliver — 18 Junio 2008 @ 11:41

  11. pos si que tienes tu por aqui temitas!!!!!..

    jooooderrrrr!!!

    na…que pasabamos a decirte que ya ahabiamos terminao el blusssssss..pero hostiassss..nos va ha hacer falta otra vida pa cucarachear por aqui dentro!!!!..

    copon!!!!

    Comentario por murmullo cucaracha — 18 Junio 2008 @ 12:38

  12. Pos ná, brothers, aquí tenéis un sitio para pasearos cuando queráis… Cuando no queráis no hace falta, jajajjá, que no hay obligación de por medio… Hay mucho blues y mucho rocanrol en cada capítulo porque, curiosamente, es una historia de sexo, drogas y rocanrol… Como la vida misma, vamos!
    Ya he visto que al final metisteis el “cucarachear”, juajuajuá, qué cojones más grandes, juajuajuá… Mola!
    Un abrazo, golfos!!!

    Comentario por Nes Oliver — 18 Junio 2008 @ 12:47

  13. Hola nes, espero que te vayan bien los proyectitos que tienes entre manos.
    Paso por aquí todos los días para ver si has escrito, pero es que te amo y tal :P

    Pues eso, ahora que soy rica nos iremos de putas (yo miro mientras te la follas por el kakas), de copas vip, y si se tercia, te lleno un yacuzzi de farlopa y nos damos un viaje.

    Comentario por Clementine — 19 Junio 2008 @ 17:40

  14. Estoy contentísimo con que me quieras tanto, sonrojado además, pero creo que habría que hacer alguna puntualización para tener claras las cosas:

    a) ¿Me invitas a putas porque me consideras tan feo que no soy capaz de ligar sólo? Si esa es tu intención, quiero decirte que soy fuerte y no me harás llorar (snif, snif…). No soy de poner fotos mías por ahí porque la obra tiene que tener el valor que tiene, pero a mis 32 añazos, sin gimnasios ni cirugía de por medio, todas quedaríais rendidamente enamoradas de mí si me vieseis al natural. Tanto es que ya no querríais tener contacto alguno más con macho que no fuera yo… Y es cierto. :P

    b) Si me invitas a putas para que todo sea más rápido, me parece muy buena tu gestión del tiempo, digna de una coacher. Pero, ¿no crees que el arte de la seducción y los pre-apareamientos son divertidos? Más yendo dos colegas de sexo contrario juntos…

    c) ¿Quizás me invitas a sexo como una simple excusa de poseerme? Ayyy, pillina…

    d) A Raquel, ¿la engañamos diciendo que me voy a una convención o que quiero hacer un retiro espiritual de unos días en un monasterio? No creo que la palabra “putas” en medio de una conversación entre ella y yo se saldase de forma positiva…

    e) Lo de la bañera de farlopa, ¿es otra excusa para ponerme los dientes vampíricos o va en serio? Mira que me he puesto tan nervioso que he enrollado todos los billetes que tenía por casa…

    P.D. Yo también te amo y tal, juajuajuá!!!

    Comentario por Nes Oliver — 19 Junio 2008 @ 18:31

  15. Nos ha resultado bastante interesante tu página, por eso hemos hecho una breve reseña recomendándolo en el Blog literario Asamblea de palabras. Un saludo.
    http://franciscocenamor.blogspot.com/2008/03/repaso-semanal-los-blogs-y-webs-ms_28.html

    Comentario por Francisco Cenamor — 20 Junio 2008 @ 10:41

  16. Por fin logro ponerme al dia!!! y es que en estos tiempos vamos tan a prisa que nos falta tiempo hasta para coger aire y respirar. Bueno solo decirte que me gusta tu manera de relatar, “a mos” que soy otra enganchada mas!
    Bueno saludos y que la historia continue!! Deu!

    Comentario por amelie — 20 Junio 2008 @ 12:40

  17. Apreciado Francisco,

    Me suena de haber entrado en alguna ocasión en tu blog. En cuanto tenga un hueco este viernes de infarto laboral me pasaré para certificarlo.

    Te agradezco la reseña y la sinceridad para con tus lectores. Yo no opino como Follet, en este caso, sobre medir la calidad de una novela por sus lectores. Aunque mi posición en algún momento haya sido criticada, yo opino que la calidad de una novela está en cumplir su objetivo y dejar un buen sabor de boca.

    No sé hasta qué punto la red cambiará los hábitos lectores, porque no es lo mismo leer una novela-blog que un blog, pero parece que hay por ahí un nicho de mercado interesante. De hecho, en breve inauguraremos “Generación Blog” (http://GeneracionBlog.es) para que toda una serie de escritores de la red tengan un punto de encuentro, un nexo de unión y una única plataforma mediática. Ya veremos cómo funciona el experimento.

    Me reitero en los agradecimientos y aprovecho para saludarte y desearte un genial fin de semana!

    Comentario por Nes Oliver — 20 Junio 2008 @ 13:18

  18. Pues Amelie, bienvenida y gracias por los piropos.

    Siento haber tardado tanto en contestarte, pero no sé la extraña razón que llevó tu comentario a la bandeja de spam. Y ho lo recuperé.

    Espero que sigas disfrutando de la lectura, que aquí tenemos para rato…

    Comentario por Nes Oliver — 25 Junio 2008 @ 20:54

  19. Que no te puedo explicar la carcajada que me he mandado al leer el NO de Alexandra a la pregunta sobre la felicidad que supuestamente debía reportarle el magnánime Nes . Tanta preparación, tanta inspiración para nada. JA JA JA. Ay Dios, que me has hecho reír.
    Alberto me manda a callar, que no puede concentrarse con la Play. Juegos de mierda si los hay. Intentando como un boludo que un monstruo de 9 cabezas y media no lo mate, porque cuando juega obviamente él es el mismo Kratos. No veo las horas que cumpla 38 años, a ver si madura.
    ¿Qué pasa con este Nes que ya no derrama lágrimas?. Lo veo vengativo, enojado, dispuesto a arrasar contra cualquiera que se interponga en sus planes, que no ha entendido todavía que todo lo que le ha sucedido no es otra cosa que lo que él ha provocado??. Está muy altanero, se ha subido a un caballo de algún monumento y mira a todos desde arriba. Pero quién se cree que es?. Que alguien lo baje de un cachetazo por Dios!. Que Maquiavelo y sus teorías ya pasaron de moda!!

    Comentario por Marianela — 6 Julio 2008 @ 19:21

  20. Pero es lógica las reacciones de Nes, no dejan de ser reacciones humanas. Su idea de ser escritor y poder escapar de la sociedad como él quiere no llega y para postres está literalmente arruinado, cuando él siempre había vivido en una situación económica privilegiada. Sabe que la profesión comercial no le es satisfactoria, pero eso no significa que no tenga claro cómo dirigir una oficina comercial, y lo que hay a su alrededor no ayuda a la motivación. Y Alexandra, en la que creía, no está siendo la persona que él creía.
    Tiene claro que no quiere vivir como una persona normal, pero el mundo se hunde a sus píes y no sabe cómo salir, como enfocar las cosas. Y siempre es más fácil culpar a los demás que a uno mismo, por supuesto. Evidentemente que lo que sucede es lo que ha provocado, y que utiliza las energías de forma errónea, en lugar de intentar construir va a desolar. Pero esto mismo le sucede a miles de personas a diario que pagan sus frustraciones contra los emigrantes, contra sus parejas, contra sus compañeros de trabajo. La gente va pisándose el cuello todos los días, pero pasamos de verlo. Así visto, en la historia de Nes, de forma radical, parece peor… pero no deja de ser la vida cotidiana en una situación particular. Todo esto será determinante para los cambios y la evolución de Nes, ya verás.
    El problema del maquiavelismo de Nes no es tanto que las teorías estén pasadas de moda, que no lo están, sino que son incompatibles con la ética personal del personaje, lo que le arrastrará aún más al pozo de sus miserias.

    Por lo de Kratos, no creo que un paso más en las hojas del calendario le dote de mayor madurez. Cuanto mayores nos volvemos, menores son las posibilidades de evolución…

    Comentario por Nes Oliver — 6 Julio 2008 @ 20:21

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. | TrackBack URI

Deje un comentario

Me encantaría saber qué opinas, pero no te flipes con insultos, spam, contenidos promocionales o ilegales, o me veré obligado a borrar tu comentario, darte un par de collejas, placa, placa y eructar en tu oído canciones de Camilo Sesto... Además, está explícitamente prohibido hablar mal de cualquier madre (incluso de la mía), mentir exclamando que la tienes más grande que yo, y/o utilizar este espacio para hacer "trapis", discernir sobre los errores ontológicos de la Biblia o la sífilis de Nietzsche y/o anunciar tus servicios sexuales. Y por supuesto, escribir en lenguaje de SMS, ¡que esto es un blog, no un Nokia, hostias!

XHTML (Utiliza algo de html si te sale de las narices):
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong> .