Novela Blog, Blog Novela, novelablog, blognovela

18 Julio 2008

Capítulo 51 – Amistades y decepciones – 3ª parte (…me ofrecieron un día la extraña sensación de no sentirme solo…)

Categoría: Capítulo 51, Diario Estupefaciente 2, Diario 2, Novela Blog — Nes Oliver @ 11:46


Cuando el ser humano deja de pensar en sí en términos propios para pensar en términos comparativos, la cosa no funciona bien. Y si además, no se da cuenta de ello y su bilis se incendia de rabia hacia esos demás con los que se compara, se acaba la esperanza y las posibilidades de evolución y mejora para las que pueden servir un cerebro más o menos sano y más o menos con un cociente intelectual normal. Aunque como todos sabemos, la posibilidad del uso de un órgano no significa consecuentemente ese propio fin.

Debemos sobrevolarnos, salir astralmente de nuestro cuerpo y de nuestra mente y analizar fríamente. Una vida vacía es una vida vacía. O soñamos nuevas aventuras, nuevos propósitos, nuevas ideas, nuevos proyectos, o nos autodestruimos, porque el nihilismo de la autoexterminación tiene un sentido. Un sentido negativo, vale, pero un sentido al fin y al cabo. Malgastar la vida sin miedo, tirarla, quemarla como una cerilla cabezona, sentir el corazón girando dentro del sumidero, tiene un toque distinguido de superación y decisión, de guiar la propia existencia por donde sale del forro. Caminar en pasos medidos hacia el éxito (hacia el éxito en cualquier actividad que uno desee) es exactamente lo mismo pero en versión positiva. Una consiste en acelerar la vida y otro en alargarla, pero el objetivo es ser feliz. Vivir una vida vacía es como estar muerto, no sirve para nada. Hay quien busca dolor para ser feliz, hay quien busca placer, pero buscar el vacío, alimentarse del vacío, hacer crecer el vacío es… vacío…

Fórmula de mi felicidad: un sí, un no, una línea recta, una meta… Bonita frase, ¿a qué sí? Sí. Pero no, no es mía, es de Federiquito Nietzsche, pero es una sentencia fantástica sobre la existencia. Un sí, lo positivo que voy logrando durante la travesía; un no, lo negativo que debo superar; una línea recta, el camino más corto desde un punto al otro; y una meta, aquello a lo que he de llegar. Una vez realizada la aventura, los síes, los noes, las líneas rectas y las metas nos han enseñado cosas nuevas, nos han hecho ver nuevas situaciones, y debemos volver a empezar de nuevo, porque una nueva meta excitará nuestros lóbulos cerebrales. Vivir de esa manera, sea cual sea la meta, es dignidad personal. Si añadimos ciertas cuestiones éticas personales, un concepto claro para podernos explicar el porqué a nosotros mismos, y una linealidad propia, sin demasiado altibajos, sin baches en nuestro criterio, la dignidad personal se convierte en coherencia.

No soy auténtico por tener y/o escribir una novela blog, no soy obstinado por tatuarme entre las cejas mi libertad y mis finalidades, no soy pretencioso por demostrarme diariamente que aquello a lo que le dedico las suficientes energías siempre acaba saliendo bien, no soy prepotente por saberme mejor que muchos que nunca llegarán a nada, no soy transparente por ser sincero, directo y a la cara, no soy borde por ser transparente, no soy incansable por vencer al sueño cuando algo vale más la pena que seis horas de almohada, no soy noctámbulo por gustarme la oscuridad y la noche para vivir y para expresarme, no soy perfeccionista por darle nuevas vueltas a las tuercas y conseguir que lo bueno sea mejor, no soy pijo por conducir con el techo abierto de mi descapotable a la mínima que el sol asoma, no soy trendy por “diseñarme” yo mismo mis gafas de sol con la montura y los cristales del color que me gusten, no soy adinerado por una nómina de cinco cifras, no soy un chulo porque no me avergüence hablar de mí y mis éxitos, no soy roquero por fliparme las guitarras más que los ositos de gominola de Haribo, no soy caprichoso por dejarme tentar por lo material, no soy inteligente por mi coeficiente intelectual ni por mi capacidad de aprendizaje, no soy atractivo por mi pelo largo, mi barba de días y mi pinta de rebelde, no soy un tirano por conocer una buena manera de hacer las cosas: la mía, ni tampoco soy un déspota, no soy independiente por no necesitarme más que a mí en ocasiones, no soy malo por poseer altas capacidades para dañar, no soy agresivo por saltar a la mínima que me tocan los cojones, no soy sensual por saber arrancar miradas lascivas, no soy egoísta por considerar que yo y mi alrededor es lo más importante, no soy intrépido por atreverme hasta a vestir majas desnudas, no soy adicto porque me tiren más dos rallas que dos carretas no soy alcohólico porque cuando se me caliente el pico ya no sepa parar, no soy auténtico por tener y/o escribir una novela blog.

No soy auténtico por nada de lo anterior, y aunque pueda ser todo a la vez, nunca lo sería, no me gusta que me clasifiquen: clasificar en un solo ámbito es un acto cobarde y simplista. Soy auténtico porque, a pesar de los errores, siempre he sido consecuente conmigo mismo y con mis actos, y siempre he luchado contra los elementos con buena fortuna para conseguir mis propósitos, sin antieticidades de reventar cabezas que no fuesen necesarias destrozar. Me equivocado en muchas ocasiones, pero siempre fruto de la acción. Soy auténtico porque yo soy yo y siempre he sido el mismo yo. Soy auténtico porque las experiencias de la vida las he asimilado como enseñanzas de culto, como mejoras existenciales. Soy auténtico porque estoy en el punto de mi vida en que quería estar. Soy auténtico porque os tengo a vosotros leyendo, porque vosotros hacéis que sea auténtico. No sabéis lo feliz que me hace veros pasear por aquí… aún no lo sabéis…

10 Comentarios Estupefacientes »

  1. Joder!!, hasta el mismísimo Freud se sentiría consternado … pero no creas que es todo malo en el vacío. Cuando tocas fondo (de verdad) y lo superas, sientes una especie de súper-poderes. Te sientes superior a la demás gente de mierda, porque sabes que la gran mayoría no lo hubiera podido salir y contarlo, eres temerario porque todo te importa “nada”.
    Tienes razón en lo de buscar “algo”: un punto, una línea … lo que sea. Yo lo intento cada día, no te creas, y a veces encuentro ese “algo” en alguno de tus textos.

    Un saludo.

    Comentario por Ju@n — 18 Julio 2008 @ 12:37

  2. Rápido eres, Juan, madre mía.

    El vacío no es malo cuando simplemente es vacío. El problema es que las personas vacías alimentan sus carencias en envidias, críticas y demás. Feliz aquel que no conoce, porque no pensará en nada que no fluya a su alrededor.
    Suena feo decirlo así, con un golpe de voz y sin carraspear, pero siempre me he sentido mejor que la gente (diferenciemos gente de personas). Autodestruirse, tocar fondo y levantar el vuelo da una visión perspectiva de la vida totalmente diferente, conoces tus límites (incluso ciertas ilimitaciones) y consigues ser feliz. Hemos vivido, hemos peleado y hemos ganado, aunque sean nuestras propias batallas a nuestros propios demonios y miserias, pero la hemos ganado. Y esto no es cuestión de tener más o menos, sino de saborear más o menos.
    Quien no tiene objetivos es como el que no sabe explicar sus irracionalidades más que mediante nuevas irracionalidades, y nuestro potencial mental debe llevarnos siempre a más. Más de lo que sea, de lo que te haga feliz, pero de forma consecuente. Ya nos quitamos las pieles de osos y abandonamos las cavernas, ya no tenemos una necesidad imperiosa de sobrevivir a diario… vivamos pues.

    P.D. Me he puesto colorado con tu última frase. Me hace muy feliz que alguien encuentre un sentido a o que escribo, que alguien sienta algo. Porque ese es mi sí, mi no, mi línea recta y mi meta en la escritura.

    Comentario por Nes Oliver — 18 Julio 2008 @ 12:56

  3. La verdad que esta parte es más que buena, te felicito por tu novela, pero hoy me decido a escribirte porque esta parte si me ha llegado.
    Opino como tú, una vida puede ser triste, alegre, mejor o peor, pero que esté vacia…..o uno se sienta vacio…..eso es más que malo, es lo peor.

    Un saludo

    Comentario por Laury — 21 Julio 2008 @ 22:36

  4. Pues muchas gracias por tu comentario, Laury.

    Personalmente estoy muy contento de haber podido transmitir con cierta efectividad (porque me está costando bastante finalizar este capítulo) lo que quería decir exactamente, más en un capítulo que rompe un poco la trama pero que tiene mucho que ver con lo que va a venir posteriormente. La primera parte de la novela trataba sobre todo del amor y de los errores de juventud y de la posibilidad de cambiar y evolucionar a través de esos errores. Esta segunda parte está centrada más en la madurez y en la potencia de la mente humana cuando uno quiere mejorar y está dispuesto al sacrificio, todo en un contexto del amor en la madurez y de la pérdida de las amistades de la juventud.

    Las vidas no son vacías en sí… las personas que llevan vidas vacías es porque ellas son vacías. Estar triste o feliz es síntoma de poder sentir. No ver más allá de las propias narices (no querer ver más allá de las propias narices para no tener que esforzarse en mejorar) es el inicio del vacío…

    Comentario por Nes Oliver — 21 Julio 2008 @ 23:21

  5. Mi libertad es ser quien soy
    y no lo que los demás esperan que yo sea.
    Mi libertad incluye mi libertad de decidir
    dónde quiero estar en cada momento.
    Mi libertad es pensar lo que pienso,
    y sentir lo que siento…
    y no necesariamente lo que debería sentir,
    o lo que otros hubieran sentido en mi lugar,
    o lo que esperan que yo sienta.
    Mi libertad es correr los riesgos
    que yo decida correr,
    siempre y cuando esté dispuesta, y lo estoy,
    a afrontar por mí misma los costos de dicho riesgo.
    Mi libertad es salir al mundo a buscar
    lo que creo que necesito,
    en lugar de vivir esperando que otra persona me resuelva y diga donde conseguirlo…
    Es más cómodo echarle la culpa a los demás de mis fracasos,por eso, elijo YO, asumo mi propia equivocación..
    Poco para agregar, que no esté dicho…
    Tenemos el don y el derecho a la libertad…
    Libertad de pensar, de sentir, de expresarnos
    libertad de elegir.
    De elegir lo que pensaré, lo que sentiré.
    Sí, puedo elegir lo que siento también.
    A veces no puedo elegir lo que me pasa, pero
    puedo elegir qué hago con eso,
    Aún si estoy en mi trabajo,en mi casa o haciendo algo que no me gusta,estoy ELIGIENDO, estoy haciendo uso de mi libertad.
    Se siente distinto cuando tomamos conciencia
    de que todo lo que nos pasa
    es el fruto de nuestras elecciones…
    Y estos relatos me hacen sentir aún más LIBRE
    YO SOY LA QUE SOY
    IN LAK ECH

    Comentario por Marianela — 26 Julio 2008 @ 20:32

  6. Poco puedo decir ante tan sincera disertación… Sólo de esta manera se vive realmente. Cualquier otra forma de existencia es vacía.

    HALA KEN!

    Comentario por Nes Oliver — 26 Julio 2008 @ 21:04

  7. Muy interesante y tentador tu el capitulo, pero citas Nietsche él es oscuro! Cómo lograr que no te etiqueten, cómo lograr que la gente de mierda, como dice otro por ahí no te etiquete, gente sorda, ciega y terriblemente egocentrista. Ay! que bello sería ser así “autentic@”, qué es entonces la utenticidad?, si serlo te lleva a la soledad?.. cómo ser franco, cómo ser leal, a qué.. todo eso que un día fue parte del ser, hoy mmmmm .. se complica la sociablidad es una mierda cuesta llevarla y ser feliz. Cada vez que conoces a alguien “un ser”, te traerá momentos de mucha empatía y miles de apatía, miedo … porque es el símbolo de la futura soledad.
    Pero , sí fijarse “metas” propias?, en común ? altruistas?, buen y tenemos que ir madurando con estos miedos, estos vacíos, estos momentos felices, tristes, en fin… interesante el capítulo, rebelde…
    Gracias por escribir y darnos la oportunidad de leer una literatura de blog, que no persigue un premio, casi… altruista y menos o más de ego…..para la propia satisfaccion y no para pavonearse ante las “personas”…
    Gracias

    Comentario por Carmen — 30 Agosto 2008 @ 4:20

  8. Locuaz Carmen,

    Ante todo gracias por leerme, por comentarme y por los elogios. Voy a ir comentando por partes tus frases.

    No es cierto que Nietzsche sea oscuro. Sólo dependiendo de la interpretación que le des puede serlo. Pero si analizamos sus tesis filosóficas con detenimiento vemos un canto positivo a la vida, siempre que nos alejemos de las ideas sobre el más allá absurdas de las religiones.

    En cuanto a lo de la autenticidad, esta es más determinada por la fidelidad hacia uno mismo que por el valor de nuestros actos. La sociabilidad es una puta mierda cuando creemos que necesitamos a los demás para ser felices, cuando copiamos sus mismos deseos vacíos, sus envidias, cuando nos convertimos en un mismo cromo, cuando nos comportamos como los demás para ser parte de su rebaño. Cuando sabemos quienes somos, cuando sabemos nuestro valor intrínseco, cuando tenemos la paciencia necesaria para encontrar lo adecuado y no para amarrarnos a lo primero que nos aparece por temor a la soledad, conseguimos ser felices y podemos ofrecer todo nuestro amor.

    La palabra egoísmo siempre queda fea, tiene feas connotaciones, y no deja de ser el interés propio. Todo el mundo es egoísta, pero los memos se sienten mal viendo ese sentimiento en su interior, y lo tiñen de colores para engañarse, culpan a los demás de su egoísmo, mienten. Ser egoísta es ser uno mismo, hay que ser consecuente con uno, buscar la propia satisfacción, intentando no dañar a los demás, pero con consciencia y orgullo de nuestro individualismo. Todos somos egoístas, nosotros por lo menos somos sinceros.

    ¿Miedo a la soledad? ¿Por qué? Nos tenemos a nosotros, un mundo entero a nuestros píes, un universo de posibilidades infinitas. ¿Miedo? ¿A qué? Nuestro único miedo debe ser el de no tener el coraje necesario para impresionarnos a nosotros mismos, a alegrarnos, a aprender cada día, a mejorar, a ser más grandes, más valientes, mejores. No gustarás a los que no sean como tú, pero sí a los que pueden aportarte algo importante… Seguro…

    Comentario por Nes Oliver — 30 Agosto 2008 @ 23:00

  9. He leido muy poquito esta vez, he llegado aqui por casualidad, pero me parece muy interesante. Volvere pronto y con mas tiempo.
    Enhorabuena por tu estilo y hasta pronto.
    Aitor.

    Comentario por Aitor — 22 Noviembre 2008 @ 17:40

  10. Pues muchísimas gracias por el comentario y por lo ánimos, Aitor. Ya que te ha gustado el estilo, te recomiendo que empieces por el capítulo 1… y que disfrutes de la lectura, que últimamente voy muy liado y no he tenido tiempo para proseguir…

    Comentario por Nes Oliver — 23 Noviembre 2008 @ 0:00

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. | TrackBack URI

Deje un comentario

Me encantaría saber qué opinas, pero no te flipes con insultos, spam, contenidos promocionales o ilegales, o me veré obligado a borrar tu comentario, darte un par de collejas, placa, placa y eructar en tu oído canciones de Camilo Sesto... Además, está explícitamente prohibido hablar mal de cualquier madre (incluso de la mía), mentir exclamando que la tienes más grande que yo, y/o utilizar este espacio para hacer "trapis", discernir sobre los errores ontológicos de la Biblia o la sífilis de Nietzsche y/o anunciar tus servicios sexuales. Y por supuesto, escribir en lenguaje de SMS, ¡que esto es un blog, no un Nokia, hostias!

XHTML (Utiliza algo de html si te sale de las narices):
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong> .