Novela Blog, Blog Novela, novelablog, blognovela

22 Julio 2008

Bruce Springsteen en Barcelona: la sencillez de la grandeza

Categoría: Nes & Conciertos, Cosas mías — Nes Oliver @ 2:59


Me ha costado más de 24 horas sobreponerme al hostión de rock que me supuso mi cita íntima con el Boss (y 75.000 personas más) ayer, y decidirme a escribir algo sobre lo de ayer. No me gusta romper la continuidad de la novela blog con mis cosas personales así como así, sin una base capitular de por medio, pero el blog es mío y Bruce lo merece absolutamente todo.

Mi congestión mental no es fruto de la borrachera, no. Se debe ante todo a que sé de sobras que pasarán meses hasta que vuelva a poder sentir algo similar. No creo en Dios, pero ayer (y antes de ayer) en Barcelona unos cuantos privilegiados fuimos abducidos por un dios en tejanos con credo de seis cuerdas de Stratocaster y un ejército de arcángeles de la calle E. No tengo ídolos, pero El Jefe merece mi más profunda admiración. No soporto los espectáculos multitudinarios porque van ligados muchas veces al borreguismo de las personas y, casi siempre, lo que gusta a muchos me aleja irremediablemente de ellos… irremediablemente. Pero no me importaron las miles de almas que ayer mezclaban sus alientos con los míos en un nirvana de acordes en cuatro tiempos.

Era la séptima vez que veía al Boss, la primera para Raquel. No me dejé la voz como en otros conciertos, estaba más preocupado en poder controlar los erizamientos capilares de todo mi cuerpo. No lloré porque creo que ya se me olvidó hacerlo, y algo se encogía constantemente en mi estómago. Y sé a ciencia cierta que no eran efectos de la cocaína ni de la lamentable cerveza…

Le perdonamos que empezara media hora tarde, le perdonamos que el sonido al aire libre no iba a ser igual de bueno que en un recinto cerrado, le perdonamos que no hubiera invocado a la naturaleza (él, que seguro tiene el poder de hacerlo) para que el sofoco y la humedad no fueran tales, le perdonamos que la concesionaria de la barra del Camp Nou se aprovechase de la situación para poner el medio litro de cerveza a 7 euracos y pasar de añadir más productos que los habituales. Me cago en la puta, un concierto sin un mísero cubata no es un concierto. Pero luego se me olvidó, claro, salió el Boss y todo lo malo se esfumó con el airecillo que pocas veces corría entre las graderías.

Pasó de guiones establecidos y se dejó tentar por las peticiones del público, porque estaba en Barcelona y porque la química con nuestra ciudad le lleva a pasarlo bien haciéndonos felices. Y qué bien se lo pasó el cabrón, su cara lo reflejaba. Saltó, brincó, se tumbó a centímetros del público y nos cantó. Nadie intentó tirarle de la ropa o del pelo, es el Boss, se le respeta, nadie osaría. Daba las manos y los afortunados se quedaban quietos, que el tiempo no pase, Bruce me está dando la mano. Robó alguna cámara de vídeo para grabar y luego la devolvía a sus propietarios, recogió carteles que el público había elaborado “artesanalmente” (muchas veces en cartón) con las peticiones y las acercó al escenario para visar a sus músicos de qué canciones iban a tocar. A la mierda los ensayos y a la mierda la programación del concierto, E Street Band, vamos a pasarlo bien, como si estuviéramos tocando en un bar. Y así fue.

Bruce es grande porque es sencillo, Buce es grande porque es auténtico… Otro en su situación sudaría como un cerdo. Bruce no. Bruce chorreba rock licuado… Seguro que él no huele mal como los demás mortales.

Momento espectacular cuando recogió una curiosa pantalla electrónica que con leds en movimiento señalaba una petición concreta, “I´m going down”. Springsteen la afanó un rato, presentó el tema y lo cantó. Todos aullábamos de pasión incontrolada y coreábamos el “down, down, down…”. Tres horas de intensidad cardiaca en la que nos contó historias de sudor y grasa, de velocidad y coches enormes, de carreteras vacías hacia ninguna parte, de cristales rotos y alquitrán y polvo en la cara, de barba de dos días y de prostitutas, de ritmos y distorsiones, de amores, de mucho amor, también de desamor. Y un final de unión mística con el público, Twist and shout medleyada con La Bamba.

Todos amábamos a El Jefe y algunos deseábamos también un ratito a Patti Scialfa, aunque seríamos incapaces de serle infiel a nuestro amigo Bruce, a nuestro amigo del alma (y tampoco a una Raquel silenciosa que se dejaba turbar por emociones para ella aún desconocidas). Porque éramos sus amigos, nos lo dijo, “els meus amics”, mis amigos. Porque Bruce habla en la intimidad en catalán, todos lo sabemos, su acento lo delata.

Pero como escribí en una ocasión, “Porque cuando se acaba la música los fantasmas sólo dejan notas, pentagramas, cuerdas y teclas, púas y sudor, y vuelve nuevamente la realidad, una realidad gris, sombría, sorda…”. Una misma realidad sorda y muda que nos acompañará como una losa hasta que podamos gozar nuevamente del espíritu del rock.

Es probable que, en el año 2500, nuestros descendientes desempolven libros de historia y no tengan claro quiénes eran los buenos o los malos de las guerras y los conflictos, porque leerán versiones de ambas partes y eso les confundirá, y nunca sabrán cuál será la verdadera. Pero sabrán seguro que un tal Bruce Springsteen fue El Jefe del Rock´n´Roll… Seguro…

Salud y rocanrol, brothers & sisters!

P.D. Os he dejado arriba el vídeo de Bruce del “I´m goin´down” de ayer. Lástima del sonido y de la imagen, pero a veces es mejor ver la realidad con mala calidad que no ver nada. Gracias a la peña de Stoneponyclub por colgar el pedazo de momentazo…

P.D.2. De nuevo gracias, Jose y Soraya, por las entradas!!!

2 Comentarios Estupefacientes »

  1. Yo estuve esa noche pero hay que sumarle es hostion de la vuelta a casa! ya que directamente nos fuimos a Madrid a las 6 de la mañana y todavia me tiembla el cuerpo con la fuerza de este viejo de 59 años que tiene mas sangre y mas carisma que varias veces yo que tengo 35! impresionante!
    saludos de este Argentino fan del BOSS!

    Comentario por MATUTE — 23 Julio 2008 @ 0:01

  2. Amigo Matute,

    Pues menudo viajecito y menuda buena devoción para viajecitos concierteros. Pero el Boss bien merece una misa. Por lo menos el viaje seguro que fue estupendo con un buen sabor de boca y unos acordes distorsionados en los labios.

    Quién llegase a estar a puntito de cumplir los 59 como él, ¿eh? Yo firmaría ahora mismo… Aunque me parece que a mí ya no me dejan volver a rehipotecar el alma para ello, que la tengo en reunificación de deudas…

    Saludos desde Barcelona (y te invito a que sigas leyendo, que en el fondo, aunque no lo parezca, este blog es una novela de sexo, drogas y rocanrol)!

    Comentario por Nes Oliver — 23 Julio 2008 @ 0:43

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. | TrackBack URI

Deje un comentario

Me encantaría saber qué opinas, pero no te flipes con insultos, spam, contenidos promocionales o ilegales, o me veré obligado a borrar tu comentario, darte un par de collejas, placa, placa y eructar en tu oído canciones de Camilo Sesto... Además, está explícitamente prohibido hablar mal de cualquier madre (incluso de la mía), mentir exclamando que la tienes más grande que yo, y/o utilizar este espacio para hacer "trapis", discernir sobre los errores ontológicos de la Biblia o la sífilis de Nietzsche y/o anunciar tus servicios sexuales. Y por supuesto, escribir en lenguaje de SMS, ¡que esto es un blog, no un Nokia, hostias!

XHTML (Utiliza algo de html si te sale de las narices):
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong> .