Novela Blog, Blog Novela, novelablog, blognovela

13 Enero 2008

Derechos de autor, canon digital y cosillas varias

Categoría: Cosas mías — Nes Oliver @ 5:05


Voy a mezclar este post con una pequeña aclaración que ya escribí en la versión original sobre el tema de Derechos de Autor.

Si os fijáis, hemos licenciado el contenido mediante Creative Commons, que permite “copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra”, siempre y cuando se cite explícitamente la fuente (es decir, este blog), no se altere (si hubiera querido adulteraciones la hubiera publicado mediante editorial) ni se cree una obra paralela y no se utilice con fines comerciales. Por lo demás todo es válido (dentro de la legalidad de tu país o territorio).

Creo que así es como deben funcionar ciertas licencias y derechos de autor, porque lo que se está haciendo con ese canon digital y demás mandangas de impuestos me parece descabellado.
Según este impuesto, TODOS somos unos top-manteros en potencia, unos criminales del plagio, la copia y el robo de aquello que nos gusta pero por lo que queremos gastar. Por supuesto, nadie utiliza un CD o un lápiz óptico para grabar los apuntes de clases, nadie utiliza una impresora para imprimir las facturas de su empresa, nadie tiene un teléfono móvil con MP3 para realizar llamadas o enviar SMS… ¿Cómo podéis creer eso?

Recuerdo que hace años, entre un grupo de amigos comprábamos cada uno un disco (oh, aquellos fantásticos vinilos y el olor a plástico al sacarlos del sobre de papel) y después hacíamos grabaciones para poder tener todos los mismos discos, trueque musical. Invertías tus ahorros en un LP y conseguías cuatro. No teníamos el oído tan educado como ahora, ni equipos maravillosos y mentalmente separábamos los ruidos mecánicos de nuestros mediocres aparatos. También acabábamos grabando los vinilos en cassetes TDK (a los que poníamos pegatinas y titulábamos de mil maneras cursis si lo que “masterizábamos” era un recopilatorio) para poder escucharlos en los Walkman Sony de dos kilos de peso en vacío que consumía las pilas en pocos minutos.

Incluso, si sólo nos gustaba un tema concreto, cual técnicos de sonido en potencia (por no comprar el LP), esperábamos pacientemente a que sonara en la radio y lo grabábamos. Después un par de retoques milimétricos en los Doble Platina y ya no aparecía la voz de ningún locutor/a.

Y siempre quedaba el recurso hogareño de grabar en VHS (ya dejamos morir los BETA) las galas de fin de semana por la noche o el programa musical de los sábados morning para tener música variada en casa.

¿Cómo olvidar los expositores de cassetes en las gasolineras y áreas de servicio? Existían entonces, y allí se podía ver productos que, aunque de dudosa procedencia, tentaban a precio reducido. Recopilatorios impensables, carátulas aberrantes (en una ocasión compré una de Sabina sólo por el careto de la foto), Chicos, Chunguitos y Camela, y por supuesto, el carro y Manolo Escobar junto a Rafael Farina… ¿Qué pasaba entonces y qué pasa ahora?

Antes la competencia era menor, los canales de distribución menores, los canales de promoción con mayor audiencia (o incluso únicos cuando sólo teníamos TV pública) y los costes de elaboración menores. Pero había menos competencia, menos discográficas y menos artistas a promocionar. La cosa cambia cuando alguien graba un disco en un Pentium 3 con Pro Tools (incluso pirateado y bajado del e-Mule), lo cuelga en You Tube y se hace famoso. Cosas de tecnología y globalización. Eso es lo que ha cambiado.

La SGAE no es el demonio, ni mucho menos, pero el público sí piensa que lo son (¿recordáis el caso de googlebombing de hace tres años?). No estoy en contra de la SGAE, aunque no entiendo sus funciones (pero entiendo que alguien tenga que luchar por esos derechos), y es que hay cosas curiosas. Compras un CD original, pero resulta que tienes un pub, discoteca o similar y tienes que pagar porque tu clientela escuche la música que has comprado legalmente. ¿Hay límite de humanos que puedan escuchar un disco? ¿Cómo se calcula lo que tiene que percibir cada artista en concepto de derechos de autor recaudados por derechos globales? La gente de la calle no sabe esas cosas, sólo saben que tienen que pagar más por casi todo. Estos conceptos se deberían explicar al vulgo, y no añadir sobrecostes en relación a la posibilidad de atentar contra los derechos de autor. Conduzco un coche de cuatro plazas y mi seguro no me cobra más por si acaso algún día llevo más pasajeros de lo legal. Nadie vende cuchillos con canon por un seguro ante la posibilidad de asesinar con ellos. El canon hace pagar más por menos, sin valorar el objetivo de cada caso concreto.

Me parecen fantásticos los sistemas anticopy, que se regalen DVD´s de conciertos con los discos como promoción, los códigos para acceder a contenidos exclusivos. Vivimos en un mundo regido por las leyes de Marketing, los analistas deben estrujarse las neuronas. Como me muevo mucho profesionalmente en el mundillo de las líneas telefónicas de valor añadido y los SMS Premium, os puedo contar que las cifras de negocio son verdaderamente astronómicas por descargas de contenido. Que se inventen más canales nuevos, pero que nos hagan pagar un “por si acaso”…

Los artistas, realmente, se ganan la vida con sus giras y conciertos, la venta de discos les repercute relativamente poco, aunque eso les garantiza tener más discos, más repertorio, más promoción y más conciertos, por tanto. Pero a más discos “piratas” vendidos, más posibilidades de público en sus conciertos, pues pueden invertir lo ahorrado en asistir al directo. Y un grupo medianamente conocido cobra más de 20.000 € por concierto, y ahí se mueve dinero de todos los colores.

Y aquí llega el concepto al que quería llegar, porque uno ya no sabe qué puede esperar.

“Me encantaría que me citasen, que utilizasen mis frases para intentar definir lo que fuese, por eso espero que nadie se moleste por incluir, directa o parafraseadamente, versos de letras de canciones, así como títulos o referencias a los temas o interpretes, además de los cientos de guiños a otros tantos temas (en una obra de creación propia y original de cientos de miles de palabras ordenadas y en la que esas frases “robadas” pertenecen a mi propio diccionario personal y a mi archivo de frases célebres). Espero que al contrario de ofenderse, tanto a autores como a intérpretes se les hinche el orgullo por aparecer reflejados con sus creaciones como parte inherente de mí mismo, como parte de mi vida, de mis vivencias, de mi crecimiento y de mi quehacer diario, esto es, que también han sido los protagonistas junto a mí. Gracias por la música y gracias por no molestaros. Recordad que muchas veces las imágenes en memoria van acompañadas de su propia banda sonora. Esas canciones que nos recuerdan momentos, lugares, personas… Mi vida es música. Mi vida es R’n'R.

Siempre quise hacer una Ópera Rock, pero ante la dificultad y las carencias técnicas de conocimientos musicales, cuando preparaba esta novela me decidí a escribir estructurando como una ópera rockera, que de alguna manera cada parte pueda tener una cierta independencia a nivel singular, pero formando parte de un todo. Por ello los continuos flashes de pasado y presente. Los cambios de estilo y de prosa se deben a intentar estructurar como una canción, con versos estrofados y estribillos con cierto repetimiento.

Espero que la luz os ilumine, a vosotros y a este diario musical.
¡Salud y R’n'R!”

P.D: Con la inclusión de videos (extraídos directamente de Youtube), mi única pretensión es poder conceptualizar la obra y dotarla de acordes tangibles, audibles…

Nadie ha dejado sus estupefacientes »

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. | TrackBack URI

Deje un comentario

Me encantaría saber qué opinas, pero no te flipes con insultos, spam, contenidos promocionales o ilegales, o me veré obligado a borrar tu comentario, darte un par de collejas, placa, placa y eructar en tu oído canciones de Camilo Sesto... Además, está explícitamente prohibido hablar mal de cualquier madre (incluso de la mía), mentir exclamando que la tienes más grande que yo, y/o utilizar este espacio para hacer "trapis", discernir sobre los errores ontológicos de la Biblia o la sífilis de Nietzsche y/o anunciar tus servicios sexuales. Y por supuesto, escribir en lenguaje de SMS, ¡que esto es un blog, no un Nokia, hostias!

XHTML (Utiliza algo de html si te sale de las narices):
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong> .