Novela Blog, Blog Novela, novelablog, blognovela

17 Enero 2008

Capítulo 3 - Viento de cambio (…escuchando al viento de cambio…)

Categoría: 3º Capítulo, Diario, Novela Blog — Nes Oliver @ 2:03



Retorno a Barcelona después de once días. Días en los que no he escrito absolutamente nada por falta de tiempo para utilizarlo en la escritura o en la lectura. He estado muy liado preparándome para la metamorfosis de darle un nuevo enfoque a mi vida. Pero no sólo han transcurrido once días, no. Me ha pasado un año entero por delante, ya que el lunes pasado fue mi cumpleaños. El último antes de los treinta años, cruel cifra que no martiriza pero ya empieza a pesar.

Además, está claro que han ocurrido otras muchas cosas como para no escribir. De hecho, por todo aquello que ha sucedido, yendo camino de casa y escribiendo con la tremenda incomodidad que supone hacerlo en un tren azul en marcha, la tristeza me incomoda y se abre paso en mi alma a marchas forzadas. Como un lobo solitario acecha, a la espera de hallarme indefenso para lanzarse a morder en la yugular de mis lagrimales y hacer que los lagrimones de la tristeza afloren a mis ojos.

Dejo esta vez demasiadas más cosas en Zaragoza que en el último regreso. Dejo herman@s de alma a los que no quizás no vuelva a ver (a los que ya jamás debería hacer por ver) porque debo dejarle margen a Nadia para que no acabe enamorándose y no sufra. Y vuelvo con respuestas a dudas vitales que antes no tenía. Antes de marchar por primera vez ya vislumbraba la posibilidad de que sucediese algo entre Alexandra y yo. Ahora hay un atisbo de ilusión. Quizás no sean respuestas reales, pero por lo menos veo una luz que me guía…

El primer polvo con Alexandra ocurrió en casa de Iván justo el día de mi primer regreso zaragozano, aceptando ella con toda la tranquilidad del mundo el que hubiese estado tirándome a otra hacía horas, al igual yo que se estuviera tirando a mi amigo Manel. Después de tres meses de contenerme, de haber elegido la amistad al sexo, vi que había sido un error, confirmado por un polvo formidable. Lo curioso es que después del contumaz sexo pude conciliar el sueño entre sus abrazos. Señal de alarma. Nos lanzan misiles, preparen baterías antiaéreas. ¿Qué está pasando, Nes? Advertí que sentía algo por ella. Algo que había estado evitando durante meses ante su noticia de marchar a vivir a Galicia.

Quise comprobar la cuantía de daños causados por su bombardero en mi flota sentimental y por eso marché de nuevo al Ebro, a pelear en mi propia batalla. Bueno, también para replantearme otros temas, entre otros el de abandonar hábitos insanos adquiridos. Y la respuesta a una incógnita, ¿si yo volvía a desaparecer ella sería capaz de entenderme, de querer estar conmigo? Quería probar su reacción ante mi nueva fuga. Claro, supondría que mi vuelta maña sería para follarme de nuevo a Nadia. Pues no. O sí, pero no como motivo principal. Porque me la volví a tirar, esto es así. Era una promesa y yo siempre soy fiel a ellas, jamás me desdigo de lo prometido. Merecía la golosina por postrera ocasión y vive dios que la disfruté. Me relamí. Pero tuve añoranza de Alexandra. Lo sorprendente es que intenta comprender y respetar, por lo que presiento que nacerá algo bello entre nosotros. Sería justo otorgarnos la oportunidad. A ello voy… Por eso digo adiós, por ahora, a todas las mujeres con las que me une algún vínculo sexual. Es una pena, pero no todo se puede tener. Eso sí, por ahora. Nunca conseguí mantener lealtad sexual a nadie. ¿Seré capaz de lograrlo esta vez? Dios, apóyame…

2 Comentarios Estupefacientes »

  1. De todos los vínculos, el vínculo sexual me parece el más fino y a la vez, el que puede tirar de forma más brutal e
    irracional de un hombre.

    Comentario por Robert D. Paz — 21 Julio 2008 @ 16:20

  2. El vínculo sexual, en el caso humano, posee un carácter mucho más irracional que en el animal, y eso es a causa precisamente de nuestra racionalidad. No pensamos que es un deseo inconsciente animal de reproducción, no. Lo vestimos de amor, de obsesión, de pasión y de miles de colores sociales, y creamos algo ilusorio con ello por las ganas de seguir follando a la misma persona… Pero el sexo muchas veces no tiene que tener más que eso, sexo…

    Comentario por Nes Oliver — 21 Julio 2008 @ 21:22

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. | TrackBack URI

Deje un comentario

Me encantaría saber qué opinas, pero no te flipes con insultos, spam, contenidos promocionales o ilegales, o me veré obligado a borrar tu comentario, darte un par de collejas, placa, placa y eructar en tu oído canciones de Camilo Sesto... Además, está explícitamente prohibido hablar mal de cualquier madre (incluso de la mía), mentir exclamando que la tienes más grande que yo, y/o utilizar este espacio para hacer "trapis", discernir sobre los errores ontológicos de la Biblia o la sífilis de Nietzsche y/o anunciar tus servicios sexuales. Y por supuesto, escribir en lenguaje de SMS, ¡que esto es un blog, no un Nokia, hostias!

XHTML (Utiliza algo de html si te sale de las narices):
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong> .