Novela Blog, Blog Novela, novelablog, blognovela

25 Enero 2008

Capítulo 12 – Infiernos y Paraísos – 2ª parte (…y así paso la noche acostado con ella… Mi querida hermosa, mi vida, mi esposa…)

Categoría: Capítulo 12, Memorias, Novela Blog — Nes Oliver @ 18:23


Entré en ella, despacio pero con la firmeza que da el deseo y la alienación, ya sin importarnos los condones. Fusionados, acoplados, moviéndonos al unísono, fuimos acelerando los movimientos mientras el Cielo, el Infierno y el Purgatorio pasaban mezclándose entre ellos por nuestro placer, un placer abismal, un placer inherente a nuestra unión corporal, un placer impensable sin nosotros dos. Por ello, los ángeles del cielo y los demonios del mar se tiñeron de envidia, pues no eran capaces de gozar ni siquiera la mitad de lo que lo hacíamos nosotros en aquel pequeño reino nuestro de cuatro paredes con baño. Sólo el oscuro Edgar Allan Poe y una radio del futuro hubieran sido capaces de comprender tanto gozo, tanto sentimiento, tanto entendimiento de dos. Tanto amor. No así el maldito Demiurgo de Platón, que quería nuestro mal para castigar la afrenta de una unión más divina que él mismo. Quiero saber, quiero saber, señorPadre Nuestro que estás en los hoteles de paso, dime, ¿por qué quieres prohibir este amor? ¿Por qué quieres aniquilarlo?

- Porque un amor tan poderoso destruiría el miedo y el respeto de la humanidad hacia lo divino, hacia el más allá. Entonces mi existencia y la de los míos sería innecesaria y desapareceríamos. Por eso te advierto Nes, que yo y mis arcángeles guerreros y vengativos pelearemos para que vuestra unión no progrese. Es mi palabra. Así sea. Amén -. Y sonó el teléfono. ¿Un vengador divino avisando de su inminente llegada mediante una llamada…?

El sobresalto de la llamada hizo que saliese de la abstracción en la que aquel coño de sirena me sumía, disipando mi capacidad de concentración igual que el gas de una botella de refresco mal cerrada. Lo peor que me puede pasar mientras practico el concupiscente deporte del sexo es que cualquier condicionante externo me haga pensar en algo que no sea lo que tengo entre manos en ese momento. Más que entre manos entre la polla, claro. Aquella podrida señal del diablo, aquella maldita llamada móvil me sacó del trance para hacerme perder el ritmo. Y comenzó mi mente a ponerle nombre al aún desconocido entrometido. Un nombre rebotó de banda a banda, del hipotálamo a la médula, Myriam, Myriam, Myriam, constantemente, Myriam, Myriam, siempre el mismo nombre, Myriam… Nerviosismo, sudor frío (mezclado con el ardiente sudor sexual), incluso cierto temblor. La llamada finalizó y pude volver a concentrarme en lo mío. No creo que Mery se hubiese percatado de mi periplo mental. Pero el jodido Nokia volvió nuevamente a las andadas. Segunda vez. Mis neuronas, al igual que posesos Gremlins pasadas las 12 de la noche, berreaban todas a la vez el mismo nombre, Myriam, Myriam. ¡Mierda puta! Yo, pobre desgraciado de mí, con un pene descomunalmente inflado e insertado dentro de una concha de perlas preciosas, de una vagina que mágicamente me otorgaba líquidamente todos las maravillas sensuales, y con la desgracia de tener millones de seres chillones en mi cráneo reventándome las sienes. Se cortó, por fin, la llamada maligna. Seguí embistiendo, olvidándome de los segundos de sufrimiento mental. ¡Oh, no, no puede ser! ¡Tercera llamada! Teléfono Rojo. DEF CON DOS, amenaza nuclear en mi cerebro. El presidente de los Estados Unidos de América saca su código, lo inserta y pulsa el Botón. ¡Qué tiemble el mundo! Se acabó el placer y la erección desapareció. Se gripó el motor de tensar rabos. Ella, totalmente consciente de la pérdida de presión de mi sexo, adivinó que la causa de tal desaguisado era el depravado aparato escandinavo con teclas, ése mismo que pitaba y vibraba. Brincó de la cama molesta, cogió su carpeta y buscó unos apuntes para ponerse a estudiar, sentándose en el suelo caliente y enmoquetado, toda desnudita como estaba. Se sentía humillada, despreciada, infravalorada… Y yo como un canalla; cobarde y canalla. Pero tuve que llamar a mi novia porque, no os habéis equivocado, era ella quien tan insistentemente llamaba. 3 llamadas perdidas. 1 número. Myriam: seis-seis-nueve… Pulsé el OK, y marcó directamente. Ni un hola, ni nada,

- ¿Por qué has tardado tanto en llamarme?- comenzábamos bien, joder.

- Me quedé dormido -. El control de voz y volumen de mi garganta no funcionaba correctamente y noté un gallo. Mery hacía ver que leía, pero sus ojos vertían diminutas gotitas. Entre dos tierras, entre dos fuegos… Haciendo daño a una y engañándola por no hacerle más mal y destrozando con ello a la otra. Actuando realmente del revés. Yo quería saber hasta qué punto podría sentir por el alma y el cuerpo de Mery y la estaba cagando. Creaba una situación de tensión tripartita. Vacilaciones, pavor…- Ayer fue una noche muy cansada, al igual que el día de hoy. Del hospital a trabajar… Así todo el puto día -. No quería seguir hablando con ella. Mery tenía cada vez peor cara. Pero intentar colgar a Myriam significaba media hora de preguntas e interpelaciones defensivas.

- ¿Estás con otra? - ¿Me estaba viendo? Es alucinante la capacidad pitonisa femenina.

- Vaya pregunta más absurda. Si estuviese con otra no estaría hablando contigo, ¿no?- Y Mery escuchando. Quería encogerme en mí mismo y desaparecer, hundirme en una ciénaga de lodo, dejar de respirar, puta escena comprometida. Pero me faltaron cojones para finalizarla de un soplido.

- No… No sé… No, supongo… Me estoy volviendo loca, amor. Siento este calvario de desconfianza, pero padezco terror ante la idea de poder perderte. Te necesito a mi lado.

Ya habéis pillado más o menos cómo era yo entonces, ¿no? Entonces, ¿me veis quitándole esas ideas dañinas de la cabeza diciéndole que la quería, que la amaba, que la añoraba…? ¿Sí? Muy obvio. Veinte minutos de conversación hasta que se calmó y decidió colgar. Veinte minutos en que Mery se aguantó el sufrimiento y los celos con valor de kamikaze incomparable al mío. Secó dos gordos goterones y se levantó, removiendo entre sus cosas. ¡Qué bella! Seguramente Cleopatra nunca tuvo un cuerpo desnudo más bonito, ni una piel más blanca y suave a pesar de tantas burras exprimidas de sus lácteos.

- ¿Dónde vas?

- A vestirme. ¿Me llevas a casa?

- ¿No quieres quedarte a dormir conmigo?- La entendía perfectamente, pero no sabía si lo hacía por venganza o por dolor.

- No lo sé…

Nuevamente gotas transparentes acudieron a sus mejillas. Me levanté y la abracé, la colmé de besos y caricias, me disculpé mil, dos mil, tres mil veces, me excusé, me denigré, me humillé, me fustigué… Bebí sus lágrimas, besé sus ojos. Ella besó, entre pucheros, mis labios y, comenzando a sollozar, se tumbó en la cama y acertó a lograr decirme:

- Nes, entiendo lo difícil que te puede parecer. Yo estoy como tú. Hablo con Luís y sigo el mismo rollo que tú. Y he decidido dejarle. No puedo estar con él después de haberte conocido. Mañana tengo que ir a Lugo, a mi casa. Este fin de semana toca. Y lo dejaré como te dije antes -. Tomó aire -. Pero no tengo la puta poca delicadeza que tienes tú, joder. Yo no hablo con él delante de ti. ¡Mierda, que me duele! Y más si me dejas tres horas aquí tirada. Parece que lo haces a posta…

El llanto nos envolvió a los dos. Yo lloraba por ella y por la otra, por sembrar vientos y tempestades. Lo siento, lo siento, lo siento…

Abrazados y llorando estuvimos gran rato, indefinido, incalculable. Hasta que nos quedamos dormidos juntos, abrazados, con el leve dolor de cabeza que da llorar por amor. Soñé con el tipo que algún día fui, con el que no llegaría a ser, y con mi princesa vikinga que esperaba en la choza a que regresase de la pesca de salmones. Con muchas variaciones en el fondo pero no en la estructura ese sueño me acompañaría durante años. Aunque no durmiese abrazado a mi bella Sigrid…

9 Comentarios Estupefacientes »

  1. lo primero felicitarte por que aunque de una manera diferente publicaste tu novela y la leeremos de una pu… vez.solo unas cositas PEDAZO DE CA … no eran nombres ficticios???????? ya lo he visto mamo….Ahora que somos formales,jjeejjejejeeje,por que cojon… tiene mi novia que saber mi pasado,que ya se lo conte.A MI MANERA.por cierto creo que tendrias que nombrar a ese corto que tu y yo conocemos y nos a ayudado tantas y tantas noches,estuvieramos como estuvieramos,bien,mal regular que mas da.espero que te acuerdes del titulo ya que el director es el de la nueva peli de los clasicos mortadelo y filemon y si no mi alias te lo chiva.sin mas un saludo y cambia los nombres cabron que para eso estoy escribiendo esto

    Comentario por el rey canalla — 26 Enero 2008 @ 2:16

  2. no me conoces de nada, pero he leído toda tu novela…
    Practico el arte de la escritura y me ha gustado, de veras. no me voy a poner a comparar tu diario con otras obras que hace años salieron al mercado. tu historia es única e irrepetible. me he visto reflejado en tus relaciones con las mujeres, son tan maravillosas y perversas, con la noche y sus peligros. Se que es muy duro intentar publicar un libro,pero creo que terminaras cediendo para conseguir tu sueño.
    Después, con el libro en la mano, se olvidan muchas cosas.
    ! qué buenos años los del qdq!
    en cierta manera me gustaría fumarme un porro contigo y charlar un rato ..

    Suerte
    Diego

    Comentario por tu peor pesadilla — 26 Enero 2008 @ 16:58

  3. Bueno, como podéis ver por el comentario del Rey Canalla, parte de los personajes de la novela son totalmente inexistentes, como Nes o Angelito, por ejemplo, jejejejé, no están basados en nadie, ni mucho menos, jejejé… Cualquier parecido con la realidad es simplemente… lo que tú quieras que sea. ¡Qué viva el Rey Canalla!!! Y si alguien no ha visto tan tremendo corto, que salga disparado al Ares o al eMule y se lo descargue ipso-facto… Ya os contaré en próximos capítulos sobre él…
    Besos, brother!!!

    Y a ti también gracias por el comentario, Diego, aunque a no tengamos el placer de conocernos. Los porros no me van, pero nos podríamos meter unas frescas, coño, que cada vez que miro la pantalla y veo estas rayas de 200 x 30 píxeles me pongo chotuno, jejejejé…

    Comentario por Nes Oliver — 26 Enero 2008 @ 17:56

  4. Me apunto a las Frescas!!!!!!!!!!!!!! las de mi pantalla ya estan descoloridas de tanto mirarmelas.

    Comentario por david.uannai — 6 Mayo 2008 @ 11:14

  5. Pues ya sabes, nen, vuelca la bolsa, jajajjá!!!

    Comentario por Nes Oliver — 6 Mayo 2008 @ 15:04

  6. Hola Nes , tu novela va cojonuda . Recibi tu mail , y tengo que decirte que esa “nostalgia” que arrastro solo me viene en dias chungos , como hoy lunes.Ahora tengo dos preciosas niñas , una que conoci cuando la “fiesta acababa” y otra que hemos tenido ahora y es nuestra princesa de 2 meses.Estube en Salamanca en el puente de mayison y esos colegas que ya van por los 36 tacos y siguen en los 16 empiezan a tener tufillo , pero como dices con mas cabeza pero siempre jovenes a cualquier lado.Creo que tenemos mucho en comun : amamos la misma musica , tambien toco la guitarra y compongo mis cutre-temas y me molo el “rey canalla” al que tanto imitamos .Un abrazo Nes y sigue dándole.
    PD eso si el unico vicio que me quedan son esos porros que decia el colega

    Comentario por FER — 12 Mayo 2008 @ 15:54

  7. Fer, tío, me halaga que estés disfrutando de la novela, porque no había más objetivo que ese, que entrase gente como tú y la leyese y disfrutase de ella.
    La nostalgia es lógica, son los recuerdos de los buenos años, cuando las obligaciones eran diferentes y cuando la rutina no parecía rutina porque e alcohol y las cositas no nos dejaban verlo como rutina, cuando uno era libre para hacer lo que quisiera cuando quisiera.
    Ahora la cosa ha cambiado, claro, pero siempre hay que encontrarle lo bueno a cada situación, de la felicidad de tu pareja y tu criatura. Evolución se llama a eso, buscar nuevas satisfacciones.
    Yo sí me pego mis homenajes de tanto en tanto, sigo yendo de conciertos, pero poco tiempo tengo de ir con las gentes de antaño. Es cierto que hay muchos que siguen como hace años, pero cada uno sabrá qué hacer con su vida, tengo de sobras con dirigir la mía. Cuando encarta me transformo y me vuelvo al pasado, sin arrepentimientos, pero sabiendo que al día siguiente toca volver a mi vida real.
    No voy a hacerte de psicólogo ni pretendo darte consejos que cambien tu vida, pero disfruta de tus espacios propios, desconéctate con la guitarra, fúmate esos porrillos y sé feliz, joder…

    Un abrazo, Fer!!!

    Comentario por Nes Oliver — 12 Mayo 2008 @ 20:37

  8. Grandísimo cabrón que llevo desde hace un rato diciendo “este cigarro y a dormir” y aquí estoy, con la única pena de que se acaba el tabaco…y sí, soy yo.

    Comentario por Vientos de cambio — 12 Septiembre 2009 @ 7:05

  9. Bueno, al fin te decidiste a leerla, y por lo que parece está teniendo un mínimo de interés, a juzgar por el capítulo por el que ya vas…

    Comentario por Nes Oliver — 12 Septiembre 2009 @ 16:57

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. | TrackBack URI

Deje un comentario

Me encantaría saber qué opinas, pero no te flipes con insultos, spam, contenidos promocionales o ilegales, o me veré obligado a borrar tu comentario, darte un par de collejas, placa, placa y eructar en tu oído canciones de Camilo Sesto... Además, está explícitamente prohibido hablar mal de cualquier madre (incluso de la mía), mentir exclamando que la tienes más grande que yo, y/o utilizar este espacio para hacer "trapis", discernir sobre los errores ontológicos de la Biblia o la sífilis de Nietzsche y/o anunciar tus servicios sexuales. Y por supuesto, escribir en lenguaje de SMS, ¡que esto es un blog, no un Nokia, hostias!

XHTML (Utiliza algo de html si te sale de las narices):
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong> .