Novela Blog, Blog Novela, novelablog, blognovela

30 Enero 2008

Capítulo 16 – Ira e impotencia – 2ª parte (…he visto morir una estrella en el cielo de Orión…)

Categoría: Capítulo 16, Memorias, Novela Blog — Nes Oliver @ 15:14


- ¿Qué coño pasa aquí, qué coño quieres? - dirigiéndome al desconocido. Preso de un hilarante ataque de cólera defensiva le retorcí el brazo para que soltase a Mery. Con una fuerza ciertamente superior a la mía, pero de lejos, el iracundo se zafó de mi presa, me zarandeó violentamente y me lanzó contra el capó. Quedé a su merced, mi deseo de venganza no iba acompañada de saña por culpa de mi debilidad física. Después de golpearme a mala idea en un costado, me agarró del cuello con intenciones angustiosamente asfixiantes.

- Luís -, Mery histérica; empecé a entender, a la par que me faltaba el aire y no me podía liberar del cíclope que me miraba de cerca con gran parte del odio de la cristiandad concentrado en el único ojo que yo acertaba a ver -, no seas loco. Estoy con él, sí, pero él no es el culpable de que lo nuestro no haya continuado -. Soltó mi cuello, me levantó ultrajando las solapas de mi chaqueta y me lanzó al frío, sucio y duro suelo, haciendo crujir de ese modo primitivo mi pobre espalda. Mery acudió en mi ayuda para tenderme la mano y levantarme.

- Eres… eres… Eres lo peor, ¡qué guarra! Con este imbécil que ni siquiera es de aquí. Claro, el chulito de pelo largo y coche descapotable. ¿Por eso te has cegado? ¿Estás segura?

- Sí, Luís, sí… Segurísima -. Cogió mi mano -. Nunca estuve tan segura de nada. Y más después de esto.

- Hasta nunca…

Montó en su destartalado Clio y volvió la calma después de su huida. Dejó cierto olor a goma quemada en la humedad de la atmósfera, tras salir chirriando. A mí me dolía todo, absolutamente todo. Me quedaron recuerdos del podrido opositor a profe de Educación Física: rascadas, arañazos y magulladuras. Joder con el cretino de cuerpazo de gym. Si se le llega a ir un poco más la pinza me parte en trozos.

- ¿Estás bien, nene?

- Claro, no sufras, cariño, estoy perfectamente - fingía para no mostrarme en toda mi alfeñiquismo corporal -. Venga, vamos. Tomemos algo por ahí y olvidemos el numerito -. Y entré en el vehículo para quitarle metal al asunto, creyendo que el número de sorpresas desagradables que me pertocaban diariamente ya habían culminado para ese domingo. Pues no. El destino me tenía preparada una muy fuerte.

Fuimos al cine y a tomar unas copas, quemando los recuerdos negativos de Luís, ya metamorfoseado en ex. Recuerdo que solucioné la llamada consabida a Myriam en alguna de sus idas al lavabo. Me quitaba así tensiones de encima.

Ya en nuestro dormitorio pseudo-nupcial la desnudé e hicimos el amor, dejándonos arrancar de las sábanas como el humo de cigarrillo del cenicero, para planear sobre la gloria del disfrute de estar acoplados, levitaciones sexuales, pegados carne con carne. Toda la carne en el asador que éramos juntos. Fue después de los gemidos y los sudores que volvimos a posarnos dulcemente sobre la cama. Yo encendía dos pitillos cuando se acordó de algo.

- Mierda, se me ha olvidado tomar las medicinas -. Desnudita aún, revolvió dentro del bolso, sacó unas pastillas y, con ayuda de unos sorbos de agua, las tragó.

- ¿Qué está malita la nena? ¿Qué tiene? - Se quedó muy seria, como aún no la había visto, y me respondió:

- ¿No te has dado cuenta nunca del bultito que tengo en el cuello, Nes? - Cierto era que tenía una ligera abultación, pero ni me había planteado su origen -. Padezco cáncer en el Tiroides -. Lentamente me lo soltó; me pudo, no supe qué decir, qué hacer… Volvían a fallarme las fuerzas abruptamente. Cáncer, cáncer, cáncer…

Con dieciocho años acabados de cumplir, un pequeño bulto aparecido en su cuello y una incipiente delicadez física la llevaron a hacerse todo tipo de pruebas hasta que le diagnosticaron un tumor. Benigno le dijeron. Pollas. ¿Si es benigno porqué es peligroso? Benigno porque no es mortal mientras no se mueva, que eso podía suceder en cualquier momento. Para evitarlo le recetaron, hasta los restos, Tiroxina, para que así la glándula tiroidal no trabajase, no se moviera y se evitase al máximo cualquier acción que afectase a la anomalía celular. Había una posible cura, que era una operación. Pero existía la posibilidad de que al eliminarlo éste se reprodujera y se tornase maligno. Esto sin pensar en la enorme cicatriz que abarcaría el cuello de oreja a oreja y que podría destrozar las cuerdas vocales y provocar ciertas alteraciones en la capacidad fonal. Además de los riesgos que supone el meterse en un quirófano. La técnica láser aún estaba en proceso experimental. Lo que habría padecido la pobrecilla…

Ella durmió esa noche. Yo apenas nada. No me podía quitar de la cabeza el tumor. Qué fuerza, qué carácter. Soportar desde tan joven que uno puede morir en cualquier momento, que hoy estamos aquí y mañana quién sabe, que uno vive cogido de la mano de la Dama, de la señora muerte. No sabía, no me entraba en la cabeza, como si no fuera cierto. Pero lo era a pesar de lo típico de a mí no me puede pasar, eso le pasa a otros… pasaba, y le pasaba a la persona que comenzaba a amar, a la persona que había abandonado a su pareja por estar conmigo. Me dolía el alma. Y aún me dolían las costillas y la espalda. Mucho.

Se durmió sobre mi pecho. Quedé inmóvil para no despertarla. Mis ojos eran toneladas de mercurio, pero no podía dormir. Demasiadas cosas orbitándome, demasiadas… Satélites comedores de ollas.

Creo que finalmente me rendí a ese día, acertando la quiniela de que lo más maravilloso había caducado. Nubarrones negros se cernían sobre Santiago y un anticiclón nos condenaría a empezar a sufrir…

2 Comentarios Estupefacientes »

  1. De momento todo lo que he leido me ha enganchado, me cuesta dejar de leer. A parte de sitios que comentas que me resultan familiares, ya que soy de la zona (el Valles).
    Te doy la razon en cosas que comentas y me hace pensar en otras.
    Seguire leiendo y Felicidades por la novela.

    Saludos

    Comentario por Triskel — 11 Marzo 2008 @ 15:15

  2. Triskel (bonito pseudónimo celta, vive Dios),

    los que en alguna vez ya saben que tengo la extraña manía de contestar todos los comentarios personalmente y además postearlo.
    Yendo por el capítulo 16 y decir te ha enganchado significa que ya has tenido suficientes oportunidades de valorar. Podría vaticinarte, pues, que no va a decepcionarte lo que te queda.
    Seguramente hemos compartido estancias en los mismos locales. Siempre me he sentido orgulloso de haber pasado la mayor parte de mi existencia en Mollet del Vallés. Es una población que me encanta porque reúne los servicios de una ciudad importante, y aún mantiene el carácter de pueblo de salir a la calle y saludar a los que pasean porque los conoces. Locales como Fashion, l´Endroit o Pool & Beer son reales, de amigos míos… Y El Cónsul también existía y fue durante una temporada de mi propiedad… Como decía el poeta, “Com el Vallés no hi ha res”…

    Deseo que sigas disfrutando de la lectura y, si en lo que te hace pensar es positivo, me alegro aún más.

    Saludos!

    Comentario por Nes — 11 Marzo 2008 @ 15:42

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. | TrackBack URI

Deje un comentario

Me encantaría saber qué opinas, pero no te flipes con insultos, spam, contenidos promocionales o ilegales, o me veré obligado a borrar tu comentario, darte un par de collejas, placa, placa y eructar en tu oído canciones de Camilo Sesto... Además, está explícitamente prohibido hablar mal de cualquier madre (incluso de la mía), mentir exclamando que la tienes más grande que yo, y/o utilizar este espacio para hacer "trapis", discernir sobre los errores ontológicos de la Biblia o la sífilis de Nietzsche y/o anunciar tus servicios sexuales. Y por supuesto, escribir en lenguaje de SMS, ¡que esto es un blog, no un Nokia, hostias!

XHTML (Utiliza algo de html si te sale de las narices):
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong> .