Novela Blog, Blog Novela, novelablog, blognovela

9 Febrero 2008

Capítulo 22 – Déjame – 2ª parte (…es mejor que sigas tu camino…)

Categoría: Capítulo 22, Memorias, Novela Blog — Nes Oliver @ 1:15


Me sentí como un puto tirano, como un puto Hitler myriamófobo. Entonces me abrazó y su llanto y el mío se entremezclaron, no sé qué me dio. Sus sollozos, casi alaridos de pena, eran de tal calibre que no entiendo como la policía no apareció en su casa pensando en un asesino torturador. Menos mal que su madre y hermanos no estaban aquel fin de semana. Y que ningún vecino llamó denunciando. Sufrí por si se ahogaba, tal era de escandalosa su efusión lacrimógena. Jamás me sentí peor, más cabrón e hijo de puta en toda mi vida. A nadie vi tampoco llorar así. ¡Yahvé, manda tu Rayo de la Justicia Fulminadora y deshazte de este pobre pecador! Prometo que lloré igual cuando fui al hotel donde mi hermano de adolescencia y juventudes se voló la cabeza y vi su cuerpo inerte, vi su muerte en un charco rojo en la moqueta, vi como lo sacaban inanimado en una camilla, con sábanas mancilladas de coágulos de sangre. Llanto ininterrumpido hasta bastante después del entierro, dos días más tarde. Sólo son comparables en mis experiencias el llanto y el dolor sentidos en ambas ocasiones. El llanto matutino no me había dolido tanto. A veces las aspirinas no calman los dolores del desamor cuando eres tú el que ya no ama, cuando eres tú el que entierra al amigo, al hermano…

Me pidió, con los ojos embotados, que me quedase a dormir con ella. Las tretas de las mujeres llegan a ser exquisítamente maquiavélicas, porque tienen verdadero arte para las estrategias, casi tanto como para la mentira y la venganza. No supe decir que no, no merecía tanto mal junto, y me quedé, no por sobrarme ganas. Tampoco pude evitar hacer el amor con ella, ya que se puso cariñosota. Ya que vamos a dejar de vernos…. Claro. Y la quise. Después de todo yo la quería. Y me sentí querido, mucho. Dudé, como siempre. A punto estuve de replantearme la situación y seguir con ella, pero me mantuve firme, sólo era una mera ilusión ficticia por todo aquello que vivimos juntos. Era sólo una decisión errónea fruto de la penetración, fruto del pensamiento de un rabo enhiesto con ganas de desparramarse en ella. Ya habíamos probado otras veces intentar volver a estar bien, pero nada había cambiado por el momento para que pudiera funcionar. Ni debía ni podía dar marcha atrás. Durmió sobre mí, después del orgasmo. Se le olvidó la tristeza. Yo no recuerdo que pensé, que sentí. Supongo que me fumé un pitillo post-coitum y dormí cansado.

Pero al día siguiente, la chica que parecía que lo tenía todo muy claro se olvidó de lo hablado y se le tuvo que repetir todo el discurso de la noche anterior, como si se hubiera saltado una clase aleccionadora. Había creído que utilizando su poder mimoso y el sexo me recuperaría, craso error. Nuevamente otra sesión de gimoteos y pataletas. No estuvimos a la altura de la madurez que debíamos mostrar. Pero marché a pesar de todo. ¡Me moriré, me moriré! No, preciosa. Comencé a barajar y a sopesar, a padecer porque me hiciese chantaje sentimental con falsas (o verdaderas) depresiones o intentos de suicidio. Tenía entonces un amigo que sufría de esos pormenores y las pasaba putas con su novia…

Al encender el móvil mensajes de Mery. ¿Se giraba la tortilla? No, por favor, Mery, no me hagas eso. Suficiente tengo con una pesada agobiante. ¡Uff, menos mal! Buenas noches y suerte con Myriam.

La llamé. Lo primero: ¡Te quiero! Anda, ¿cómo explicaba qué había estado con mi novia para dejarla y me había quedado a dormir con ella? ¿No adivinaría las relaciones sexuales mantenidas?

En realidad, Mery en los principios nunca me mostró miedos e inquietudes sobre infidelidades, aunque desconfiase en cientos de ocasiones porque mi teléfono misteriosamente perdía la cobertura, o se quedaba sin batería, o simplemente no lo escuchaba. Mentiras, claro, viniendo de mí qué se podía esperar… No fue hasta después de la boda que empezaron los celos mostrados y los desencantos.

Me preguntó, claro, cómo había ido. Le respondí que bien, que ya la había dejado. Myriam había quedado muy jodida y yo estaba muy cansado de no haber descansado apenas la última noche compostelana y del viaje, y por eso me había quedado sobado en su casa. No me cuestionó nada. Quería asegurarse de que hubiese dejado a mi novia. ¡Sí! Era lo único que le interesaba saber. ¿Yo estaba bien por ello? ¡Sí! ¿La añoraba? Sí. Claro, Mery, mataría por estar a tu lado. Había matado a Myriam en vida por estar con ella…

Me fui a casa a dormir, tenía que recuperar años de sueño atrasado. Comí algo. Dormí algunas horas, sólo alteradas ligeramente por la llegada de David a casa para dejar mis pertenencias. El coche lo traía para cirugía estética de plancha y pintura, del accidente, pero aún andaba. Siempre fue un cafre conduciendo. A punto estuvo de matarse dos años después, coma profundo de tres meses y diversas cicatrices importantes porque, literalmente, casi se arranca la cara. Bueno, casi se la arrancan los enfermeros, porque el muy animal al ver como un trozo de mejilla le colgaba después de reventársela contra el volante en el impacto, no tuvo otra ocurrencia que precintarse la cara con cinta que llevaba en el maletero. Papel de pegamento que cortaron y arrancaron como pudieron en urgencias, causándole múltiples lesiones. Si es que… Pero volviendo a la historia para poder acabar el capítulo, también volví aquel fin de semana a la existencia terrenal en alguna ocasión para mear, claro. Momentos que utilizaba para llamar a mi gallega. Sin noticias de Myriam. ¿Realmente me iba a dejar recapacitar en paz? No. ¿No? ¡No! ¿Creíais lo contrario…?

6 Comentarios Estupefacientes »

  1. He leido que esta novela es lo primero que escribes. Tu habilidad en la narración es impresionante. Desde luego tienes madera. Ya quisiera yo. Seguiré leyendo.

    Comentario por sinprivilegios — 9 Febrero 2008 @ 5:14

  2. Me alegra enormemente lo que me dices, en serio, porque mis objetivos e ilusiones se cumplen cuando alguien me halaga como lo has hecho.
    Es la primera novela que termino, es cierto. Tengo experiencia escribiendo, tanto por mis estudios (filosofía) como por mi profesión (comunicación y publicidad), pero hasta “Diario Estupefaciente” no conseguí acabar nada que inicié.
    Bueno, ¡qué coño!, estoy orgulloso del resultado final y del aspecto “conceptual” que ha adquirido la novela al traspasarla a un blog y aprovechar las posibilidades de la web 2.0.
    Creo que la semana que viene me sacan en el Última Hora de Baleares. Ya diré cosas.

    Por lo demás, me hizo mogollón de gracia ver el video que colgaste de los Ilegales… ¡Joder, qué bueno! Aunque me molaba más “Tiempos nuevos, tiempos salvajes”… Y tu blog está muy guapo, coño, y tienes un estilo muy particular que, personalmente, me gusta… embolinguémonos todos juntos!

    Salud, macarras!

    Comentario por Nes — 9 Febrero 2008 @ 5:44

  3. Bueno por hoy me quedo aqui, ansiosa estoy de seguir leyendo, hasta me imprimo algunos capitulos para que en cualquier ratillo que tengo poder seguir leyendo, la verdad que se ha convertido en un vicio, en una droga, necesito mas! jeje

    Aaah estas invitado al Viña-rock; es aki en mi pueblecito Villarrobledo; asi que ya sabes tu que eres un apasionado del rock te invito a que pases unos dias rock y todo lo que conlleva

    muuuuuuacks!

    Comentario por mai — 27 Febrero 2008 @ 21:16

  4. Pues me lo apunto, Mai, jejejé… El Festival del Viña Rock es uno de los mejores, vive dios que sí… Buenos recuerdos tengo de tu pueblo, joer. De más jovencito y soltero me los recorría todos en la medida de lo posible. Aquel fantástico Doctor Music, el Espárrago Rock, el FIB… En el FIB del 2004 (el del 10º aniversario) me lo pasé tan genial que dije que no me quitaría la pulsera-entrada de la mano hasta que se rompiese… ¡y aún la llevo en la muñeca!!!

    A poco que pueda me planto en Villarobledo a saludarte a principios de mayo. Además abren los Barricada… Y los que nunca hayáis pasado por uno de los festivales rockeros por excelencia del país, que no se lo pierdan!!!

    Solos de guitarra y besos!!!

    Comentario por Nes — 27 Febrero 2008 @ 21:48

  5. Eso es que este año el Viña promete, tanto con barricada, con los reinci, los suaves, porretas y un pokito de cachondeo con los delinquentes o los canteca de macao que se montan unos directos muy guapos, y bueno el señor Peret y Kiko Veneno.
    Yo tambien soy una apasionada de los festivales, el ambiente es buenisimo y se conoce a mazo de gente que a lo largo de los años se han ido convirtiendo en buenos amigos

    muuuuuuacks!

    Comentario por mai — 27 Febrero 2008 @ 22:46

  6. Y por ahí también he visto que viene el Kutxi de los Marea, El Bicho (ufffff…), la Mala, Muchachito Bombo Infierno (arrrrrrrte…), el maestro Rosendo, el Dios Albert Plà (no me puedo quitar de mi mente enferma la escena del puticlub donde destruye el “Yo soy Rebelde”…). Coño, y hasta los Baron…

    Rock pá las venas!

    Comentario por Nes — 28 Febrero 2008 @ 0:03

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. | TrackBack URI

Deje un comentario

Me encantaría saber qué opinas, pero no te flipes con insultos, spam, contenidos promocionales o ilegales, o me veré obligado a borrar tu comentario, darte un par de collejas, placa, placa y eructar en tu oído canciones de Camilo Sesto... Además, está explícitamente prohibido hablar mal de cualquier madre (incluso de la mía), mentir exclamando que la tienes más grande que yo, y/o utilizar este espacio para hacer "trapis", discernir sobre los errores ontológicos de la Biblia o la sífilis de Nietzsche y/o anunciar tus servicios sexuales. Y por supuesto, escribir en lenguaje de SMS, ¡que esto es un blog, no un Nokia, hostias!

XHTML (Utiliza algo de html si te sale de las narices):
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong> .