Novela Blog, Blog Novela, novelablog, blognovela

22 Febrero 2008

Un pequeño paréntesis ajeno a la novela (Carromato: una historia de rock y superación)

Categoría: Cosas mías — Nes Oliver @ 23:54

Esta historia no tiene nada que ver con la novela, pero me parecía justo hablar de ella, ya que es una historia de superación personal a través de la catarsis del rock. Lo dice bien claro el refrán: más tiran dos guitarras y unos señores peludos que… no era así, ¿no?

Mirando Yonkis esta mañana me encontré la historia y me puse a investigar, dado el impacto que me ha supuesto. La historia comienza a mediados de los 60, cuando por un error médico nace José Ibáñez con una terrible parálisis cerebral casi total. Imaginaos lo siguiente, enormes dificultades para hablar, caminar y postración de por vida en una silla de ruedas. Carromato se le pasa a apodar por las rueditas de la silla.

He escuchado historias catastróficas en mi vida, y otras que no lo eran tanto, pero muchos, ante una situación similar hubieran tirado la toalla. José Ibáñez no: encontró en el rock su porqué y sus fuerzas. Sus ganas de vivir no se llamaban “BMW”, “chalet en la Moraleja”, “un millón de euros en el banco” o “noches de hotel de cinco estrellas”… ¡Qué coño! A este tío le han dado fuerzas e ilusión los “la-mi-sol”, las “Fender desgarradas”, “pelos largos y chupas de cuero” y el “calor de los directos”. Como a mí, pero teniendo que desplazarse con ruedas y con fatídicos esfuerzos.

Cuentan que en su tierra todos los rockeros le conocen porque no se ha perdido ni un concierto, incluso ha sido el presentador de numerosos festivales y eventos relacionados por su gran carisma… Y que, como ha ido a todos los conciertos de las grandes estrellas, muchos han querido conocerlo al escuchar todo lo que iba relacionado con este fan. Y esto es sólo el principio de la historia.

Venía esta tarde de Calella de dejar a mi hijo en casa de los abuelos (este finde es la boda de mi Soraya!!!) y pensaba en todo esto, mientras el solo de guitarra de Ourense-Bosnia de los Suaves martilleaba mis tímpanos y me alocaba, violentándome, mientras en las putas rondas de Mataró no podía pasar de 100 (so riesgo de foto-multa-quitadadepuntosporeljeto) y el aire semi-primaveral de 20 grados me despeinaba en el Coupé-Cabrio (me olvidé la gomita de la coleta, ¡mierda!). El capítulo 5 de esta novela (Esta es una noche de rocanrol) trata sobre ese sentimiento de forma íntima y sincera y me doy cuenta que, de otra forma distante aunque no distinta, hay quien también lo entiende. Me gusta cuando me envían comentarios alabando la novela, explicándome sensaciones, estados de ánimo y goce. Desearía que todos pudieran sentir el rocanrol escondido en frases, párrafos, construcciones realizadas a imagen y semejanza de canciones, ritmos de escritura y lectura emulando estilos musicales concretos. Nada es casual, está todo buscado. Ese endiablado ritmo de cuatro-cuatro está dentro de mí, es parte de mí y de mi devenir. Si entiendes esto, entenderás esta historia.

Al lío, que me enrollo… Pues que un día, Nacho Ruíz le dice a José Ibáñez que monte una banda de rock, que tiene mucho que decir, y claro, se lo pensó un cuarto de compás. Hale, y le llamamos Carromato (como comercial no me parece en exceso el nombre del grupo, pero lo que connota es lo que vale). No tenemos apoyo, ni discográfica, ni nada… Bah, tontadas… Lo montamos a lo grande, ¿eh…? Leño era muy grande con una guitarra, un bajo y una bataca, pero hoy día eso es poca cosa… Hale, media docena por lo menos en el escenario, músicos, coristas, sonido atronador. Y estética de rocks, ¿vale? Venga ahí, mallas, gafas de sol, pelos largos, colores de leopardo, más pelos largos, pantalones ajustados. ¿Y el sonido? Vamos a derrumbar pabellones, ¡joer!, más vale que sobre que no que falte. Carromato, tete, háblales a los humanos de superación personal, cuéntales en tu idioma de rock cómo se superan los prejuicios y las dificultades de la puta vida, diles que hacen falta una docena de cojones y tres quintales de esfuerzos para conseguir lo que uno quiere, pero que con genuinidad se consigue, entónales que quizás sólo sea rocanrol pero que te hace hervir de pasión. El rocanrol es tu vida, tu destino y tu predestinación… Que Dios se acueste, que poco tiene que hacer contigo, porque tu Biblia es de peldaños al cielo, de peldaños que superas como si tal cosa porque no hay escaleras pronunciadas para las ruedas de tu coraje, y tu arcángel se llama Jimy Page, y este tiene dos mástiles de SG a falta de uno. Y si Dios se atreve, que se ponga unos tejanos elásticos (él puede volver al pasado y recuperar unos en los 80), la chupa cruzada negra y unas botas de gamuza azul, queme los discos de Bisbal y los monjes gregorianos, se líe un peta y pille un cachi de litro de espumosa birra y vaya a inflamarse de watios. Mérito también va unido a cojones en estos casos.

Y por si fuera poco, con esta nueva forma de elegir ahora a los participantes en Eurovisión, los Carromato se apuntan al carro (nunca mejor dicho) y quieren ser los representantes de este país (que unos dicen que va bien y otros que muy mal, pero que todos notamos más o menos igual) y piden que se les vote. ¡Coño, pues claro, troncos!!! A votar, mamones y mamonas, que esto es sentir la música… ¿O queréis que vaya la Terremoto…? Nunca participo en este tipo de cosas, pero creo que la ocasión simboliza una especie de hermanamiento con los que sienten y padecen algo parecido a mí, y os insto, con wah-wahs de efecto, a que les deis el voto como parte de vuestro reconocimiento, como un decirles colegas, estamos con vosotros. Levanta tu dedo índice y meñique a la vez (o sea, la postura de los cuernos) y a votar se ha dicho, ¡ya!

Votar es gratis a través de internet: podéis hacerlo a través de los enlaces de su web oficial, de su Myspace o directamente desde la página de Eurovisión… Para alguna gilipollada habremos tirado horas de nuestra vida; unos minutos son un suspiro incomparable al sentimiento de este luchador inagotable. Si ganan o no es otra cosa, ya sabemos que el concurso es una mierda y la manera de votar otra mierda más gorda. Pero prefiero ver a esta gente con el Spain a la izquierda de su nombre que a gilipollas de coreografías vacías, letras mudas y vergüenza nacional. Hubo una vez un barón rojo que sobrevoló Inglaterra. ¡Vamos a hacer entre todos que esta gente sobrevuele Europa entera!

Salud y rocanrol, herman@s José, Mariano, Mar, Nacho, Alex, Yerai, Edu y tod@s aquell@s que leéis esta alocada vida!

7 Comentarios Estupefacientes »

  1. Impresionante tío, me he emocionado… Mil gracias.

    Comentario por Edu — 23 Febrero 2008 @ 7:52

  2. Estoy leyendo tu novela y nunca te he dejado ningun comentario, pero creo k hoy merece la pena hacerlo, es una bonita historia de superacion y mas si la unimos al rock pues es la leche; yo ya he votado y animo a todos a k lo hagan.

    P.D.: Tu novela me encanta estoy enganchadisima.

    muuuuuuuacks!

    Comentario por mai — 23 Febrero 2008 @ 10:37

  3. Mai,

    agradezco tu comentario. Con comentarios como el tuyo consigo ponerle alma a las cifras vacías que el arcángel Analytics (by Google) me cede en usufructo. Ahora ya he puesto una cara imaginaria a otro de esos numeritos y me ha salido una sonrisa, y eso que me he levantado con resaca semi-traumática…

    Creo que sí que es una bonita historia. He tenido la suerte de asistir a miles de conciertos, he visto a los más grandes, he tenido el privilegio incluso de conocer a muchos y compartir unos segundos de sus vidas, me he chupado miles de kilómetros con mis colegas Los Mojinos, de ciudad en ciudad, he tocado Moonlight shadows delante de un Mike Oldfield, he bailado muñeiras con los Luar na Lubre, he disfrutado hablando de rock con Los Suaves o Reincidentes, me he tomado cañas con el Robe de Extremo, me he partido el culo de risa con los Marditoh Roedoreh, con Javier Krahe y con Carlos Segarra… y con tantos que están por ahí peleando por llegar a algún lado y que aún no son conocidos. Y en serio que la historia me llegó como un hostión al consciente, subconsciente y ello. Es rocanrol, es algo que espesa la sangre en las arterias, y a veces nos da alegrías y a veces tristezas. Ya que tuve la desgracia de iniciar el proyecto de Diario Estupefaciente escribiendo un réquiem por la muerte de a mi amigo Toni Martínez (véase la categoría “Réquiem”), metamos algo de alegría y esperanzas, ¿no?

    Te deseo un gran fin de semana!

    P.D.: Los Carromato han contestado y agradecido el comentario, lo que aún me da más impresión del valor humano de esta gente… Edu, con dos cojones y p´alante!

    Comentario por Nes — 23 Febrero 2008 @ 13:02

  4. Muchisimas gracias tio, en serio… mucha gente se ha montado mil peliculas con esto (que si la paralisis de Jose, que si mi madre es calva…XD) para nosotros es algo más simple: el queria cantar, y se le montó un grupo, puntopelota… en serio, gracias.

    Comentario por Yeray — 23 Febrero 2008 @ 13:33

  5. Amigo Yerai (y Edu),

    la gente habla sin saber, eso es algo que se ve a diario en todos los lados (mira ahora que llegan las campañas electorales). A mí lo que me ha gustado de la historia ha sido eso, el superar todas las dificultades patentes y tener el coraje y el valor para llegar a cumplir sus metas, sueños e ilusiones. He visto a gente rendirse por tonterías sin importancia y esto es una lección para muchos… Y que el rock es vida y energía, joer!!! Quien quiera ver en esta aventura vuestra algo más que pasión y cojones, debería meterse por el culo el termómetro de humanidad porque debe tener fiebre.

    Toda la suerte del mundo y un saludo desde Barcelona de alguien que sublimó su rock en forma de prosa y partituras en forma de párrafos.

    P.D. Mi vieja y atrotinada Telecaster me ha dicho, en un acorde bienintencionado pero desafinado y al aire (es que no la trato como merece), que también está con vosotros…

    Comentario por Nes — 23 Febrero 2008 @ 13:50

  6. Bueno, bueno… que sepas que sigo aqui leyendo tu novela. Sigo tan enganchada como el dia que la descubrí. Ahora llevo unos dias un poco liada y por eso no te habia escrito nada. Pero que sigue encantandome como escribes y te animo para seguir con los proyectos.
    Un besazo Nes…

    Comentario por loba — 24 Febrero 2008 @ 23:46

  7. Lobita,

    ya sabes que tus opiniones me hacen aullar de alegría, auuuuuuuuú!
    Afortunada o desafortunadamente, sólo tengo una manera de escribir, un estilo, y desde el principio al fin, la novela está escrita de esa forma concreta. Otra cosa diferente es el estilo estético, la forma, que he querido dar a cada capítulo. Cada capítulo es más acelerado, más “agonioso”, más oscuro por los líos que tiene en la cabeza el personaje. Ya queda menos, apenas un 30 % de la novela por colgar, pero juro a todos los que han llegado hasta aquí, que lo que aún resta no va a decepcionar, ya que mantiene vivo el carácter “redondo” de la novela desde principio al fin.
    Después de la publicación escribiré unos posts a lo “cómo se hizo”, explicando algunas cosas por ahí escondidas y demás, y me lanzaré a la piscina de iniciar la segunda parte, a la que ya estoy dando vueltas. Pero esta vez creo que voy a utilizar tres flashbacks diferentes, pero ya os iré contando. Por cierto, acepto todo tipo de sugerencias, ¿eh?

    Muchos besos!!!!!

    Comentario por Nes — 25 Febrero 2008 @ 8:24

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. | TrackBack URI

Deje un comentario

Me encantaría saber qué opinas, pero no te flipes con insultos, spam, contenidos promocionales o ilegales, o me veré obligado a borrar tu comentario, darte un par de collejas, placa, placa y eructar en tu oído canciones de Camilo Sesto... Además, está explícitamente prohibido hablar mal de cualquier madre (incluso de la mía), mentir exclamando que la tienes más grande que yo, y/o utilizar este espacio para hacer "trapis", discernir sobre los errores ontológicos de la Biblia o la sífilis de Nietzsche y/o anunciar tus servicios sexuales. Y por supuesto, escribir en lenguaje de SMS, ¡que esto es un blog, no un Nokia, hostias!

XHTML (Utiliza algo de html si te sale de las narices):
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong> .